Usaban el nombre de pacientes muertos para estafar al IOMA

Una investigación llevada adelante por la Fiscalía Especial de Delitos Complejos de la Provincia de Buenos Aires permitió descubrir una millonaria estafa en contra del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA).

Según explicó el titular del organismo, Jorge Paolini, la investigación comenzó hace algunos años, pero recién ahora se pudo establecer que el fraude consistía en la sustracción de medicamentos oncológicos a la obra social de la Provincia a través de documentos apócrifos y -en muchos casos- de la identidad de pacientes muertos.Luego, los remedios eran revendidos, ya que tienen gran valor en el mercado.

“Se descubrió que estas sustancias, que deberían haber ido a parar a las manos de personas que sufrían este tipo de patología estaban siendo manejadas por una organización que se presume estaba compuesta por funcionarios públicos y particulares”, dijo el funcionario, en diálogo con el diario El Día de la Plata.

De acuerdo con Paolini, los acusados “falsificaron documentos en papel y en otras ocasiones adulteraron información del sistema informático de la obra social”. “El mecanismo consistía en aplicar cargas de medicaciones oncológicas a personas que ya habían fallecido o que ya contaban con sus dosis”, agregó.

El funcionario contó que los medicamentos sustraídos tenían un costo que oscila entre los 17 mil y 40 mil pesos. Apuntó además las drogas eran retiradas directamente de las farmacias por personas que se hacían pasar por familiares de las personas enfermas. Después se las reinsertaba en el mercado para comercializarlas nuevamente.

Tras el hallazgo de la estafa al IOMA, una serie de detenciones fue ordenada a partir de una serie de escuchas telefónicas. Por el hecho, fueron arrestados los empresarios Leonardo Paci y Leandro Durand; la ex directora general de Administración del Ministerio de Salud, Beatriz Priolo, y Hernán Azzarri, ex funcionario de esa cartera durante la gestión de Daniel Scioli.

.

También te puede interesar...