A pesar del coronavirus la vida continúa: sociedades científicas reiteran que es fundamental mantener los chequeos habituales

Al anunciar las nuevas medidas restrictivas el presidente Alberto Fernández utilizó el desafortunado término ‘relajamiento’ para referir que el sistema de salud estaba ocupado en otras patologías que no son el Covid-19. Sociedades advierten que todavía no se recuperó lo que no se atendió en 2020.

Por Dr. Daniel Cassola

Por miedo a ir a un hospital y contraer el coronavirus, porque las consultas presenciales estuvieron suspendidas durante meses y por distintos motivos más muchos argentinos postergaron chequeos, controles, estudios de diagnóstico y consultas médicas durante el año pasado. Obviamente el cuerpo no va a dejar de enfermarse porque haya una pandemia. Es más, resta saber con precisión qué efecto tuvo el año de pandemia a nivel emocional y físico en buena parte de la población.

El presidente Alberto Fernández habló, la semana pasada, del “relajamiento” del sistema de salud. Muchos médicos lo tomaron como una afrenta personal pero lo que el presidente dijo, con cierta torpeza, es que el sistema de salud estaba atendiendo parte de lo que se había dejado de lado el año pasado. Ahora sí, con el debate mejor enfocado, cinco asociaciones vinculadas a la cardiología (Asociación Argentina de Angiología y Cirugía Cardiovascular, Federación Argentina de Cardiología, Colegio Argentino de Cirujanos Cardiovasculares, Colegio de Cardioangiólogos Intervencionistas y Sociedad Argentina de Cardiología) firmaron un comunicado en el que señalan: “Existen patologías cuyo tratamiento no puede ser pospuesto, y si hoy las camas de internación o de terapia intensiva se encuentran ocupadas, mucho tiene que ver con la asignación oportuna de prioridades en el contexto de la pandemia y representan una consecuencia no deseada por haber sido previamente diferidas”.

En otras palabras, la ocupación del sistema sanitario se da por patologías que ya no se pueden postergar más, porque hay cuadros menores que se agravaron o nuevos que tienen que ser atendidos ya, con urgencia. A su vez, la Sociedad Argentina de Mastología, informó que solo en lo que a cáncer de mama se refiere, durante el año pasado dejaron de diagnosticarse y, por ende, de tratarse, más de la mitad de los casos que estadísticamente deberían haber sido diagnosticados. El cáncer de mama es la enfermedad que constituye la mayor causa de muerte por cáncer en la mujer. La consecuencia de este hecho será, sostienen los especialistas, que en un futuro próximo la población tendrá mayor mortalidad por otras causas ajenas al coronavirus.

En este mismo sentido, el Sindicato Médico de la República Argentina manifestó que “se deben atender las otras patologías prevalentes que la población padece y no dejarlas libradas a la evolución natural”. Los médicos además aclaran que no necesariamente se internan en unidades de terapia intensiva a todos los que se tratan por otras patologías sino que lo más frecuente es el uso de salas de internación general.

Muchos años después de la crisis de 2001, la Universidad Favaloro publicó un estudio en el que se señaló que por la conmoción generada en aquellos meses críticos el índice de infartos y eventos cardíacos aumentó considerablemente en los años siguientes. Todavía es incierto cuál es el efecto de la pandemia sobre la salud de la población en general. Para muchos son meses de estrés y empobrecimiento. El problema de la pandemia no es solo el coronavirus, por eso hay que mantener todos los controles, chequeos y consultas habituales.

.

También te puede interesar...