Alertan sobre las medidas de prevención del cáncer de pene y de próstata

FUENTE: La Nación

Esta semana, entre 1500 y 2000 especialistas de todo el mundo se dan cita en Buenos Aires para asistir al Congreso Internacional de Urología, que pasará revista a los últimos avances en la disciplina.

“Nuestro principal mensaje a la población tiene que ver con los tumores urológicos -dice el doctor Miguel Angel Costa, presidente de la Sociedad Argentina de Urología, anfitriona del evento-. Por un lado, todo hombre que tiene una «fimosis» (estrechez de la abertura del prepucio que impide descubrir total o parcialmente el glande), debe ser circuncidado, porque puede ocultar un cáncer de pene. La circuncisión se puede hacer también en adultos, y se aconseja a todos aquellos en los que no se pueda retraer la piel y ver el glande.” La condición, explica, es más frecuente en diabéticos.

Los especialistas también aconsejan a los adolescentes la revisación de los testículos del mismo modo en que se recomienda a las mujeres el autoexamen de mama. “Si aumentan de tamaño o tienen una deformación, se impone una consulta -dice Costa-. Y cualquier hombre que orine sangre o que tenga glóbulos rojos en su análisis de orina también debe consultar porque puede tener un cáncer de vejiga, de riñón o de próstata.”

El cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre adulto, por lo que los urólogos recomiendan un examen anual a partir de los 50 años. “Para nosotros -agrega-, es fundamental hacerse un tacto rectal y un análisis de antígeno prostático específico (PSA, según sus siglas en inglés).”

Aunque la aplicación del screening de PSA (el uso de esta prueba en individuos sin síntomas) está en el centro de la controversia, para los urólogos no hay duda. “Por un lado, es importante para el seguimiento, pero también para el diagnóstico -explica-. Es cierto que hay falsos positivos, pero cuando viene un paciente y tiene 100 de PSA, para nosotros estamos en presencia de un cáncer de próstata. Ahora, si tiene 8 de PSA, puede tener una infección urinaria, una prostatitis, una próstata agrandada. El urólogo es el que debe determinar cuándo tiene que hacer una biopsia o solicitar otro marcador. Ahora van a aparecer otros marcadores que van a ayudar al diagnóstico. Con su evaluación, el urólogo recomendará si es necesario un nuevo examen al año, o dos años más tarde. Y el tacto rectal es necesario, porque el 10% de los cánceres de próstata, que son muy agresivos, no elevan el PSA.”

El doctor Carlos Nolazco, del Hospital de Clínicas, coincide: “El valor de referencia para el PSA es de 0 a 4, pero si viene un paciente de 48 años con un valor de 3, para mí no es normal. Los urólogos tenemos en cuenta todas las variables: la edad, los antecedentes, el tamaño de la glándula, la historia clínica previa. Todos somos conscientes del sobrediagnóstico y del sobretratamiento, y estamos capacitados para saber cuándo hay que hacer una biopsia, porque si uno manda a hacer muchas biopsias, va a detectar muchos cánceres de próstata que son clínicamente no significativos.”

Entre los nuevos recursos que se aplican a la detección del cáncer de próstata están la ecografía transrectal y la resonancia magnética, que se utilizan para guiar la biopsia, explica el doctor Marcelo Peisojovich, delegado local de la Sociedad Internacional de Urología.

Con respecto a la hiperplasia prostática benigna, agrandamiento de la glándula que padece el 80% de los hombres entre los 50 y los 90 años, los urólogos destacan que puede afectar la calidad de vida, y la función de los riñones y la vejiga.

“Los síntomas son disminución de la fuerza y del calibre miccional, la necesidad de levantarse varias veces por noche, o de hacer fuerza para comenzar a orinar, sensación de micción incompleta, urgencia, apremio -detallan Costa, Nolazco y Peisojovich-. Hay diferentes grados. Primero puede tratarse con una medicación, pero cuando hay signos de descompensación o el paciente manifiesta que el fármaco no da resultado, hay que recurrir a la cirugía.”

En el próximo Congreso también se presentará un trabajo de 48 instituciones de América latina que intenta dilucidar cuál es la incidencia en la región del cáncer de riñón y cuáles son los factores que lo están ocasionando, ya que se carece de estadísticas locales.

.

También te puede interesar...