Algunos consejos para preparar y manipular alimentos con seguridad

Verduras_crudas

Por Dr. Daniel Cassola

Existen alrededor de 200 enfermedades que el humano contrae por ingerir alimentos contaminados. Los alimentos insalubres pueden provocar múltiples problemas de salud agudos y crónicos. La intoxicación aguda puede provocar en minutos náuseas, vómitos, diarreas, y si están contaminadas por virus o bacterias provocar enfermedades al cabo de unos días.

Sólo las enfermedades diarreicas transmitidas por los alimentos y el agua causan la muerte de unos 2 millones de personas al año, en su mayoría niños. Cuando el consumo de alimentos contaminados con productos químicos se produce durante meses o años, pueden ocasionar problemas reproductivos y de desarrollo, inclusive favorecer el cáncer.

El primer consejo es “Mantenga la limpieza”. Que algo parezca limpio no significa que lo esté. Para enturbiar el agua hacen falta 2500 millones de bacterias, pero con solo 15 o 20 bastan para producir una enfermedad.

Es crucial mantener nuestras manos limpias para lo que es necesario lavárselas después de manipular alimentos, antes de comer, después de ir al baño, después de cambiar pañales, después de tocar basura, sonarse la nariz, después de estar en contacto con productos químicos aunque sean de limpieza, después de jugar con mascotas y después de fumar.

El segundo consejo es separar los alimentos crudos de los cocinados para evitar la transferencia de microorganismos de unos a otros. Para ello hay que utilizar distintos utensilios, cubiertos y tablas.

La tercera clave se refiere a la cocción. Hay que cocinar completamente los alimentos, especialmente las carnes de cualquier tipo y los huevos. Las sopas o guisos tienen que alcanzar al menos los 70 grados. Y también debemos recalentar bien los alimentos que ya han sido cocinados.

El cuarto punto sugiere mantener los alimentos a temperaturas seguras. Los alimentos cocinados no deben permanecer a temperatura ambiente más de dos horas. Tanto estos como los productos perecederos deben ser refrigerados a una temperatura menor a cinco grados. Por último se recomienda mantener la comida muy caliente, a más de 60 grados, antes de servir.

El quinto y último consejo se refiere a la utilización de agua y materias primas seguras. Para ello se recomienda elegir productos frescos, asegurarse de la seguridad del agua, optar por productos pasteurizados si existe esa opción y lavar muy bien frutas y verduras si se van a ingerir crudas. Tampoco hay que consumir productos en los que haya expirado la fecha de vencimiento.

Son cuestiones sencillas que debemos incorporar a nuestras costumbres cotidianas. Con una sola vez que no procedamos con precaución basta para enfermarnos. Se trata de cuidar la salud de todos, pero especialmente de las embarazadas, los niños y la tercera edad, que suelen ser los más afectados por estas patologías.

.

También te puede interesar...