Amenazas de medidas más críticas y trabajadores de la salud colapsados

Cuando las mediciones se dan los días hábiles el nuevo piso parece estar en torno de los 6500 contagios y las 200 muertes. Ayer se registraron 6840 y 234 respectivamente. En Nación hablan de medidas más críticas si el contagio no baja mientras en Ciudad creen que hay un amesetamiento. Mientras tanto, se registran los primeros síntomas de colapso sanitario.

Por Dr. Daniel Cassola

A nivel general y en el AMBA en particular la pandemia nunca disminuyó su alcance desde los primeros días de marzo. Hubo sí, en el mejor de los casos, períodos de estabilidad que se combinaron con algunos saltos abruptos. Paulatinamente el coronavirus fue avanzando hasta que en la actualidad se registren promedios altísimos de contagios y cada vez más preocupantes de muertes.

Las curvas y los números se pueden interpretar con voluntarismo y optimismo pero están ahí, duros y concretos. El ministro de Salud de la Nación Ginés González García dijo ayer que “no estamos en un momento de curva ascendente” aunque advirtió que si los casos no empiezan a bajar se deberán tomar “medidas más críticas”. A su vez, el ministro de Salud de CABA, Fernán Quirós, sostuvo que en la Ciudad se registra un “amesetamiento” que lleva ya diez días. Mientras tanto se habilitan más actividades productivas y recreativas, lo que aumenta la circulación de personas, y probablemente del virus también.

La situación es particularmente complicada porque, como reconocen las autoridades, la población vive un hartazgo muy importante y se realizan reuniones “clandestinas”, festejos, cumpleaños. Lo de clandestinas va entre comillas porque los tres gobiernos del AMBA apelaron a la responsabilidad individual, y no a la persecución, en sus últimos mensajes. Para decir que el pico ya pasó tendría que pasar una semana en que los casos bajen. Tomando en cuenta los datos de ayer no va a ser esta. “A este ritmo, no estamos más allá de 25 días de que se tapone el sistema”, afirmó ayer Ginés en una entrevista con el diario español El País.

Pero particularmente en Jujuy y en la Ciudad de Buenos Aires también, ya se registran signos de colapso. En el Hospital Durand de Caballito, frente al Parque Centenario, ya fallecieron dos enfermeros y los trabajadores denuncian más de 300 contagios entre el personal por falta de profesionales e insumos. “Necesitamos que el gobierno incorpore personal, y que invierta en salud; que en esta emergencia los impuestos de los ciudadanos vayan a los hospitales que es donde más necesitamos. Es terrible lo que estamos viviendo”, sostuvo Héctor Ortíz, vocero de los enfermeros del hospital.

En una meseta alta, que puede ser más producto del forzado optimismo que de los datos con que contamos sobre la pandemia, Argentina se aproxima, luego de 150 días de cuarentena, a un momento decisivo. Faltan, en el mejor de los casos, cuatro o cinco meses para la vacuna. Los contagios tendrían que empezar a bajar antes, para poder llegar hasta ese punto sin una gran tragedia.

.

También te puede interesar...