Analizan más controles y restricciones pero no una vuelta a la fase más dura de la cuarentena


Se retomó el diálogo tripartito entre los gobiernos de Ciudad, Provincia y Nación. Coinciden en la gravedad de la situación actual. Los casos dejaros de escalar pero se mantienen en un nivel altísimo e insostenible para el sistema de salud. Mañana definen cómo seguir después del 30 de abril.

Por Dr. Daniel Cassola

Se podría decir que a los gobiernos que tienen jurisdicción en el AMBA los unió el espanto ante las posibles consecuencias de la segunda ola de coronavirus. Luego de semanas de frases altisonantes y disputas representantes de los tres gobiernos, el nacional, el provincial y el porteño, se reunieron para compartir un análisis de la situación actual, que es a todas luces sumamente preocupante.

Es cierto que los casos parecen haber dejado de subir. El techo de 29 mil casos registrado hace diez días no se perforó pero el nivel en el que se mantienen los casos, que tienen un promedio de 23 mil casos por jornada para la última semana, es difícil de sostener con los recursos con los que cuenta el sistema de salud. En este sentido, una nueva escalada resulta intolerable y un descenso más pronunciado que el que se efectuó hasta ahora es necesario.

Si hay nuevas medidas, una extensión del estado actual o alguna otra novedad recién se comenzará a definir a partir de mañana, en una nueva reunión. La decisión se necesita para que empiece a correr a partir del sábado primero de mayo y por otra parte se quiere evaluar el alcance de las medidas ya dispuestas, que por ahora es positivo pero insuficiente.

Las distintas miradas sobre la pandemia, de todas formas, se mantienen. El jefe de Gabinete Santiago Cafiero trasladó la inquietud que hay en el gobierno nacional sobre la falta de control de las restricciones en la Ciudad. Su par porteño Felipe Miguel le comentó que los casos también bajaron en su jurisdicción, aunque lentamente. El ministro porteño de Salud Fernán Quirós ya había adelantado que si los casos continuaban en este nivel se iban a ver obligados a tomar nuevas medidas para mantener al sistema de salud “competente”.

En este sentido que se refuercen los controles es una opción. La Ciudad ya prohibió esta semana las actividades deportivas al aire libre en grupos de más de diez personas. Está también sobre la mesa el tema de la educación, el más candente de todos. Se evalúa la posibilidad de quince días de virtualidad total para los secundarios y mantener la presencialidad para los más chicos. Significaría un retroceso mínimo para ambas posturas. En el gobierno porteño hay un ala más dura que no quiere ceder nada con respecto a las clases y que, dado el caso, preferiría el cierre de algunos comercios.

La postura más dura, que es la del gobierno bonaerense, por ahora no está dentro de las posibilidades. No habrá a partir del sábado un regreso a la fase 1 de la cuarentena porque es una medida que el gobierno se quiere reservar en caso de una emergencia mayor. Tanto el dato de hoy como el de mañana con respecto a los casos serán importantes. Argentina atraviesa la etapa más dura de la pandemia, con récord de internados y muertos.

.

También te puede interesar...