Analizan una interacción preocupante: el Covid-19 podría disparar casos de diabetes


Especialistas de todo el mundo crearon un registro internacional, llamado ‘CovidDiab Registry’, en el que reportan casos de infectados por Covid-19 a los que a la vez se les diagnostica diabetes. Factor de riesgo para mayor mortalidad y posible causa de la enfermedad, por el otro.

Por Dr. Daniel Cassola

Los científicos detectaron, o lo están haciendo todavía, una interacción entre las infecciones por Covid-19 y la diabetes. Lo sabido es que la diabetes, como otras enfermedades crónicas y preexistentes, es un factor de riesgo en la pandemia, lo que quiere decir que si alguien sufre de diabetes y contrae el coronavirus tiene un peor pronóstico y una mayor posibilidad de sufrir un cuadro severo e incluso mayor mortalidad. Pero lo realmente novedoso es la relación en el sentido opuesto. Al parecer la infección por Covid-19 podría facilitar, generar o acelerar la aparición de la diabetes.

Los investigadores hablan de ‘debuts diabéticos’ en pacientes con Covid-19, o sea que el virus podría gatillar la aparición de nuevos casos. Las primeras explicaciones que se están delineando tienen que ver con la alteración que el coronavirus produce en las células de los órganos que trabajan en el metabolismo del azúcar. Al parecer el virus afecta, o mejor dicho podría afectar, al hígado, el páncreas, el tejido adiposo de función endócrina y el intestino delgado.

Que un virus detone un caso de diabetes no es algo nuevo. Durante la aparición del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) en 2004 se pudo notificar que muchos pacientes sufrieron el ‘debut diabético’ a la par de la infección. En aquella ocasión el seguimiento de los pacientes arrojó que el 90 por ciento superó el cuadro en un período de, como máximo, tres años, pero el 10 por ciento restantes continuó con la enfermedad de manera crónica.

Un dato importante que todavía se desconoce es la frecuencia con la que se puede dar esta interacción, por eso la importancia del registro de casos a nivel mundial. A diferencia del SARS el coronavirus es pandémico. Desde el comienzo del año hay más de 63 millones de casos de coronavirus diagnosticados en todo el mundo. Cualquier porcentaje, por pequeño que sea, sobre esa cantidad significaría una avalancha de nuevos casos de diabetes.

Además de los debutantes, la infección por coronavirus genera muchísimos trastornos en quienes ya están diagnosticados con diabetes. Por ejemplo, y según comentan los especialistas, es común que estos pacientes generen una resistencia a la insulina por lo que las dosis que necesitan son mucho mayores que cuando no cursaban la infección de origen respiratorio.

Resta aún mucho por saber. Si se comprueba que la diabetes permanece crónicamente en los pacientes luego de superado el cuadro de Covid-19 estaríamos ante la presencia de una secuela de la enfermedad. De caso contrario podría considerarse un síntoma o comorbilidad. En cualquier escenario resulta fundamental realizar los controles habituales con los médicos. Si ya se es diabético bajo ningún punto de vista, y por más estricta que pueda ser o volver a ser la cuarentena, se deben abandonar los chequeos y tratamientos. Un factor de riesgo es la condición, o sea ser diabético, otro es la edad y un tercero es la falta de tratamiento. Se han detectado muchos casos fatales de Covid-19 en pacientes diabéticos y añosos que por algún motivo no seguían el tratamiento contra su enfermedad de manera correcta. La pandemia nos obliga, en estas cuestiones, a estar más atentos que de costumbre.

.

También te puede interesar...