Argentina: nacen por día 3 bebés de madres menores de 15 años

Según los últimos datos disponibles de la Dirección de Estadísticas e información en Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2020 nacieron 53.260 hijos de niñas y adolescentes. Esto es, en promedio, 146 nacimientos por día. 1.293 corresponden a adolescentes menores de 15 años (3,5 por día).

Por Dr. Daniel Cassola

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 16 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años y un millón de niñas menores de 15 años se convierten en madres cada año. La inmensa de mayoría de estos episodios es accidental o no buscado.

En Argentina, la tasa de fecundidad adolescente viene en descenso, ya que entre quienes tienen entre 15 y 19 años en 2016 fue de 55.9 por mil nacimientos y en 2020 de 30.3 por mil nacimientos, lo que en términos porcentuales arroja un descenso de 45.7%. De todas maneras, las cifras aún son altas.

La tasa de fecundidad entre niñas y adolescentes de 10 a 14 años, en tanto, pasó de 1.4 por mil nacimientos en 2016 a 0.7 por mil nacimientos en 2020, lo que en términos porcentuales da un descenso del 50%.

En otro orden, si se analizan las cifras por edades, siete de cada diez embarazos de adolescentes fueron no intencionales. Y en las niñas y adolescentes menores de 15 años, esta cifra asciende a ocho de cada diez, en buena medida porque muchos de esos embarazos son consecuencia de abuso y violencia sexual, que sufren niñas y adolescentes por parte de otros adolescentes o adultos.

Entre otras de las causas de un embarazo precoz pueden mencionarse a la dificultad del acceso a la salud, a los métodos anticonceptivos, la pandemia, la situación socio-económica y culturales, la falta de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas, y la inestabilidad familiar y el uso de drogas y alcohol.

En este punto, cabe destacar que los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente superior de morir que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.

“A su vez, las consecuencias físicas, psíquicas y sociales también son múltiples. Las madres adolescentes pueden sentir rechazo al recién nacido, la pérdida de amistades y actividades con sus pares, problemas familiares de adaptación individual o económica, pobreza, depresión, abuso del alcohol, tabaco o drogas psicoactivas”, comentó la médica tocoginecóloga Patricia Villabrille .

Por otra parte, esta médica sostuvo que  “a nivel físico, las jóvenes pueden no contar con todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo fetal por lo que al nacer los bebés pueden registrar bajo peso o nacer prematuramente”.

Para Villabrille, “el impacto también se observa en el desarrollo educativo de las mamás niñas y adolescentes”. Según indican cifras del Ministerio de Salud de la Nación, el 38% de las mujeres que fueron madres en su adolescencia no completaron el secundario y apenas el 3% accedieron a la educación terciaria.

.

También te puede interesar...