Consejos para que los perros sigan siendo nuestros mejores amigos

perro

Con educación se puede lograr una convivencia ideal entre los niños y los perros.

Por Dr. Daniel Cassola

Si tomamos lo que indican las estadísticas vivimos en un país que tiene una predilección especial por los perros. Es la mascota por excelencia del argentino.

Si bien la Organización Mundial de la Salud recomienda que haya un perro cada diez habitantes, en Argentina hay un can cada cuatro humanos.

Este exceso poblacional canino puede generar problemas tanto en cuanto a las agresiones como a las zoonosis. Por ello es fundamental prestar atención y respetar al animal.

Según los especialistas del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, es decisivo el contexto en el que se cría al perro. En este sentido, es importante estar siempre atento con lo que ocurre con los más chicos.

Los niños no saben qué es lo que le puede molestar al perro, por lo que puede que le tiren de los bigotes, le peguen en el hocico o lo agredan de manera involuntaria. Es natural que el perro tienda a defenderse ya que no poseen el raciocinio del humano para comprender que a esa edad los niños no controlan plenamente sus movimientos.

Entonces un primer consejo tiene que ver con la educación tanto del perro como del niño. Hay que evitar dejar al pequeño solo con el animal y enseñarles a los chicos a respetar al perro, sobre todo en los momentos en que come y duerme.

Si bien no hay consenso entre los veterinarios, hay quienes recomiendan no tener perros de razas más propensas a la agresión, como puede ser un dogo, un rottweiler o un pitbull si se tienen niños pequeños.

Justamente son los más chicos quienes más sufren las agresiones de los perros. El promedio de las mordeduras se da en niños de siete años, mientras los más afectados son menores de cinco. Esto se debe a que los más pequeños suelen recibir heridas en la cara, el cuello y la cabeza.

Conviene aclarar que una mordedura no solo puede provocar un gran daño físico sino también puede dejar marcas psicológicas difíciles de borrar.

Por último, si llegamos a la situación en la que hemos sufrido una mordedura es fundamental concurrir rápidamente al médico. Si se llega a la consulta antes de las ocho horas es más probable evitar las infecciones.

Mientras tanto, debemos lavar la herida con agua a presión y algún producto yodado. También se suele recomendar no tapar la herida porque de esta manera se evita que las bacterias se reproduzcan con mayor rapidez.

Pero lo ideal es la prevención. Con una buena educación y unos pocos cuidados podemos hacer que los perros sigan siendo los mejores amigos del hombre.

.

También te puede interesar...