Dietético no es sinónimo de saludable

Palta-o-aguacate

Por Dr. Daniel Cassola

El sobrepeso y la obesidad son males que tanto en Argentina como en el mundo están muy presentes. Se trata de factores de riesgos muy importantes que por la modificación de las costumbres y la vida sedentaria van ganando lugar.

Cuando uno se propone bajar unos kilos hay varias opciones. La más recomendable sería concurrir a un nutricionista y llevar adelante un plan de alimentación y ejercicios físicos ordenados.

Pero hay quienes directamente, por propia voluntad, se proponen empezar a comer menos, o de manera más saludable. Especialmente para ellos es que hoy queremos hacer algunos comentarios sobre ciertos alimentos que si bien pueden ser saludables, no siempre son dietéticos.

En primer lugar, si queremos llevar una alimentación más sana es probable que nos inclinemos por aumentar nuestra ingesta de frutas y verduras. Pero no todo es tan lineal. Veamos algunos ejemplos.

La palta es considerada una súper fruta. Tiene nutrientes, ácidos grasos, antioxidantes y fibra. Puede ser consumida tanto en ensaladas como en salsas, como es el guacamole. Pero hay que consumirla con moderación, ya que cada una tiene 300 calorías.

Algo similar ocurre con los frutos secos. Las almendras y las nueces, entre otros, son reconocidas por sus ácidos grasos y sus propiedades antioxidantes. Los especialistas recomiendan no consumir más de siete unidades diarias, ya que también son muy calóricas.

Otro alimento al que se nos puede ocurrir recurrir en caso de querer bajar de peso son los jugos de fruta. Hay que tener cuidado ya que pueden concentrar fructosa, que es azúcar concentrada. Es mejor siempre consumir la fruta al natural.

En cuanto a las ensaladas el mayor peligro reside en los condimentos. Los más recomendables son el jugo de limón y el vinagre, mientras que el aceite de oliva no debe utilizarse más de una cucharita. Para bajar de peso se suele recomendar no consumir mayonesa.

Ahora bien, dejamos lo mejor para el final. Hay alimentos que podemos consumir de manera moderada y que, a priori, pueden parecer contrarios a cualquier dieta. Los dos ejemplos más significativos son el vino y el chocolate.

En lo que respecta al vino son conocidas sus propiedades antioxidantes. Pero no debemos consumir más de dos medias copas al día porque también tiene muchas calorías.

Por último, se puede consumir chocolate. Se recomienda que no sean más de dos cuadraditos al día. Y preferentemente los que tienen más cacao que leche y azúcar. O sea, que la variante más adecuada si queremos bajar de peso es el chocolate amargo.

De todas estas recomendaciones la línea general es una sola. Si queremos mantenernos en línea debemos aprender a ser moderados.

.

También te puede interesar...