El comienzo de la reapertura convive con un pico de muertes

Ayer por primera vez los casos fatales superaron la centena en una jornada y alcanzaron el récord de 113. Hoy por la mañana el Ministerio de Salud informó 53 nuevas muertes, lo que anticipa otro registro negativo para el día de hoy. ¿Quiénes son los que mueren por Covid-19?

Por Dr. Daniel Cassola

La fase de desescalada de la cuarentena, que podría ser temporal, comenzó cuando las autoridades sanitarias informan los peores registros desde el comienzo de la pandemia en marzo. El nivel de casos positivos y muertes que se recolecta día a día nunca estuvo tan alto, lo que diferencia a Argentina de Europa, que comenzó el camino hacia la nueva normalidad cuando los peores días ya habían pasado. Ayer, con 113 fallecimientos, fue el peor día para este dato. Hoy, en el reporte matutino, el Ministerio de Salud agregó 53 muertes para llegar a un total de 2426, lo que preanuncia otro día negativo.

Pasan los días y la tendencia se confirma. El esfuerzo realizado durante la primera quincena de julio, cuando se endureció la cuarentena, no alcanzó para detener la tendencia alcista de los contagios y las muertes. Ya el sistema, a todas luces, está diagnosticando a enfermos que contrajeron el virus durante esos días de restricciones severas, que al parecer no se cumplieron como es debido.

Sin embargo, las autoridades sanitarias muestran cierto optimismo. La secretaria de Acceso a la Salud Carla Vizzotti informó hoy que el coronavirus tiene una tasa de letalidad de 52 personas por cada millón de habitantes y que las muertes que se producen son el 1,8 por ciento de los casos confirmados, uno de los índices más bajos de la región. “Nuestro sistema de salud está pudiendo dar respuesta. Se ha ampliado el número de camas en terapia intensiva con números de respiradores. Pero debemos seguir con los esfuerzos porque cada infección que prevengamos hoy va a ser una cama de terapia intensiva que no se ocupe en unas semanas”, resaltó la funcionaria, quien es la principal encargada en el combate contra la pandemia en la cartera que conduce Ginés González García.

A su vez, el porcentaje de positivos, sobre el total de tests efectuados, fue ayer de poco más del 27 por ciento, lo que indica que todavía hay muchísimos casos que no llegan al hisopado. Vale recordar que la Organización Mundial de la Salud recomienda que ese indicador debe rondar el diez por ciento. Cuanto más alto es ese porcentaje, más casos se cree que son los que pasan por fuera del radar sanitario.

En cuanto a las víctimas de la enfermedad aquí, a grandes rasgos, se sostienen las tendencias que se dan en el resto del mundo. Los principales afectados son los adultos mayores. Los mayores de 80 años son el 38 por ciento de las víctimas fatales y los que tienen entre 70 y 79 años el 23 por ciento. Una primera simplificación arroja que poco más del 50 por ciento de los muertos tenía más de 70 años.

Luego, para simplificar, hay un 30 por ciento que estaba entre los 50 y los 69 años mientras que resta un 20 por ciento que tenía 49 años o menos. Mientras más joven se sea las estadísticas muestran que el caso de coronavirus es menos frecuente. Ahora bien, las estadísticas también muestran que nadie está a salvo. Hubo más de una decena de muertas en la franja de la población que va entre los 0 y los 29 años. Como dijo un médico italiano cuando estalló la pandemia en el invierno europeo, ‘es como jugar a la lotería’ porque es improbable sacar el premio pero cuantos más números uno tenga más chances tiene. O sea, si se producen más contagios hay más personas, de todas las edades, que corren el riesgo de enfrentar la muerte.

Los que son por ahora los días más duros de la pandemia no arrojan buenas señales. Todavía faltan más aperturas y, por lo tanto, más circulación de gente en los próximos días. Es deseable que la responsabilidad individual, a la que apelaron las autoridades, le gane al descuido.

.

También te puede interesar...