El festival de nombramientos genera dudas

074_posadas

El Hospital Posadas abrió concursos con 1500 vacantes.

Por Dr. Daniel Cassola

Todavía no sabemos quién será el próximo presidente de los argentinos pero ya estamos anoticiados de quiénes se van. Tanto la presidenta como su gabinete terminan funciones el 10 de diciembre.

Gane quien gane habrá renovación en todos los ministerios. Por eso suena tan extraña la avalancha de nombramientos que se está produciendo en el Estado por estos días.

La semana pasada les comentamos la situación del PAMI, donde fue nombrado hasta el hermano del interventor Di Césare. Pero los nombramientos exceden a la obra social. Hay desde embajadores hasta personal de los hospitales públicos.

Los pases a planta y las designaciones se están dando por miles. El próximo presidente deberá decidir si conserva o no los ocho embajadores que se han nombrado en la última semana. El cambio, si bien es plena facultad de un presidente que recién asume, cuesta dinero.

Otro caso que llama poderosamente la atención es el del Hospital Posadas. El centro médico cuenta con alrededor de 4 mil trabajadores, el 75 por ciento de los cuales están precarizados. O sea, tienen contratos. Hay trabajadores que llevan décadas trabajando como contratados, lo que, en primer lugar, es ilegal.

Por estos días en el boletín oficial se ha anunciado que se llama a concurso en 1500 puestos para el hospital. Todavía no sabemos si es una buena o una mala noticia. ¿Se nombrará a los trabajadores que ya se desempeñan y están precarizados? De ser así se estaría subsanando una situación injusta.

De lo contrario, si aparece gente nueva, o sea designaciones políticas, estaríamos ante un panorama diferente.

Además de estos casos se están produciendo designaciones en prácticamente todas las áreas del estado, incluso en los medios de comunicación, como Radio Nacional y la Televisión Pública.

Quizás todos estos trabajadores sean necesarios, es imposible conocer todos los casos. Lo que parece extraño es que, de ser necesarios, lo lógico hubiera sido nombrarlos antes.

Los mal pensados, de los que hay muchos, pueden imaginar que se trata de acomodar la mayor cantidad de gente antes de la salida del poder.

Scioli o Macri deberán enfrentar varios problemas políticos, económicos y sociales ni bien asuman. El festival de nombramientos quizás les sume un problema más.

.

También te puede interesar...