Inflación: Entre 2017 y 2022 las jubilaciones perdieron un 24 % de su poder adquisitivo

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal aseguró en un informe que en agosto de 2022 hubo una pérdida real del 24 % respecto a las jubilaciones de agosto de 2017. A su vez, el informe también sostiene que en los 56 meses transcurridos entre diciembre de 2017 y agosto de 2022, la inflación promedio mensual minorista fue del 3,5 %, aproximadamente.

Por Dr. Daniel Cassola

Ser jubilado en Argentina continúa siendo una condena a la pobreza. Pero esta condena, según el informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, es cada vez más severa, y además se extiende a otros sectores. “Este nivel tan elevado (de inflación) ha erosionado el poder adquisitivo de los sectores sociales con ingresos fijos, principalmente jubilados y pensionados, asalariados y receptores de asignaciones”, agregó el informe del IAF.

En la actualidad el haber mínimo que cobran millones de jubilados y pensionados es de $37.500 mensuales. “Este mes un jubilado con la mínima debería estar cobrando $49.600 para tener igual poder adquisitivo que el que había tenido en agosto de 2017. Y de ahora en más seguir cobrando lo mismo que la inflación que se tenga”, amplió el mismo informe.

También se especificó que habría que incrementar un 32% los haberes por lo que “se les aseguraría a los jubilados el mantenimiento del poder adquisitivo de hace unos años, de ahora en adelante. Pero, obviamente, eso no compensaría nada del poder adquisitivo perdido en los últimos años para atrás”, informó el IAAF.

Tomando como año base al 2017, la pérdida acumulada en los últimos cincuenta y seis meses es de 8,4 haberes. Esto significa que los cincuenta y seis haberes cobrados fueron equivalentes a 47,6 haberes del año 2017. De otra forma, perdieron de manera acumulada el equivalente a un 15,5% del total de ingresos del periodo.

Ante la aceleración de la inflación el nuevo ministro de Economía confirmó un bono que acompañaría al aumento que los jubilados recibirían en septiembre. Ambos datos se anunciarán en las próximas horas. Al respecto de esta situación el defensor del pueblo de la tercera edad Eugenio Semino aseguró que “ya sea de 5, 10 o 15.000 pesos el bono termina siendo un paliativo porque se extingue muy rápidamente”.

Además, explicó que hay que generar una recomposición estructural ya que pese al incremento que corresponde por ley, por el efecto de la inflación, las jubilaciones permanecerán por debajo de la canasta básica de alimentos que llegó a $ 107.000 en junio.

Luego de recibir un 27 % de incremento en los 2 primeros trimestres del año (12% en marzo y 15% en junio), los jubilados llegarán a septiembre con casi 20 puntos por debajo de la inflación que, en el mismo período, llegó a 36% y se precipitará en julio y agosto. “La situación es gravísima, la crisis de las jubilaciones es humanitaria y hay que sumarle que tienen una más que deficiente atención de la salud”, advirtió Semino.

.

También te puede interesar...