La app oficial dejará comparar precios de mil artículos básicos

La estrenarían en marzo. Los súper deberán cargar los productos en un sistema informático al que podrá acceder la gente desde su casa.

Se revisa la heladera, se miran bien las alacenas, se escribe una lista de compras y aparece la duda: “¿A qué supermercado ir? ¿Cuál me ofrece hoy el precio más bajo para este changuito?”. Las diferencias de precios entre cadenas, las ofertas del día de cada una y los distintos convenios con bancos hacen que responder esa pregunta sea muy difícil. Pero pronto, un sistema informático hará las cuentas y dará en segundos un veredicto en pantalla. A eso, al menos, apunta el gobierno nacional con la nueva aplicación de precios que está desarrollando y que, según proyectan, estará operativa en marzo.

Clarín había adelantado el martes que las grandes cadenas de supermercados deberán alimentar ese sistema en tiempo real con información de los precios de todas sus sucursales. En los últimos días, el proyecto avanzó y ya hay definiciones sobre cómo va a funcionar.

En el Ministerio de la Producción, a cargo de la iniciativa, confirmaron que al inicio el programa brindará valores actualizados cada día de cerca de “mil productos de la canasta básica”. Para definir esa lista, el director de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, pidió anteayer sugerencias a entidades de consumidores. Aunque se da por seguro que tendrá alimentos frescos y secos, productos de limpieza, perfumería y librería.

Otra certeza es que habrá dos formas de consultar la información. Al brindar el domicilio, el sistema le dirá al usuario a cuánto está el producto deseado en cada uno de los súper cercanos. Aunque también se podrá ingresar la lista de compras completa para saber, además de la comparación individual, a cuánto ascendería el ticket final en cada uno de los negocios.

“Se tendrán en cuenta las promociones que haya cada día. La persona va a poder ingresar qué tarjetas bancarias y de beneficios tiene para obtener la cotización de su listado”, indicaron en Producción.

La idea entonces es que, antes de salir de compras, la gente obtenga algo similar a “presupuestos” y pueda saber dónde gastará menos. O bien qué productos de la lista le conviene adquirir en cada local, si pudiera ir a varios. “No es una herramienta de control de precios –remarcan en el Gobierno–. Es un sistema de monitoreo al servicio de los consumidores para que el poder de la elección esté en ellos. Y para fomentar la competencia.”

Ahora bien, si luego los locales no respetan los precios publicados, se los podrá denunciar online. Y la promesa es que, en ese caso, les aplicarán las sanciones previstas en las leyes de Lealtad Comercial y Defensa del Consumidor.

Según se anunció, los datos estarán abiertos para el desarrollo de aplicaciones móviles y quedarán disponibles para quien quiera conocer los precios de días y meses anteriores. Aunque se desconoce si podrán verse los valores previstos para días siguientes. Otro aspecto a confirmar es si al inicio, el programa estará disponible en todo el país o sólo en pocas ciudades.

Para promover el uso de la plataforma, aún sin nombre, Blanco Muiño pidió la colaboración de entidades de consumidores. Y confirmó que se trabaja para que los jubilados puedan recibir orientación en delegaciones de la ANSeS.

Al inicio, no se incluirán precios de almacenes y autoservicios: la idea es que se sumen luego, de forma optativa. La información disponible será la de las grandes cadenas, que estarán obligadas a suministrar la información por una resolución que se publicará mañana en el Boletín Oficial.

El Gobierno espera que esta medida ayude a moderar una inflación que en los últimos meses se aceleró. Y que llegó, en la medición de la Ciudad, al 29,6% interanual.

En el 2012, Moreno hizo fracasar una idea similar

La idea de que un sistema informático estatal ayude a la gente comparar los precios de los supermercados del barrio no es nueva. El ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, junto a su defensora de los consumidores “Pimpi” Colombo, habían lanzado en 2012 un portal muy similar al que ahora se proyecta. La plataforma, bautizada “Precios en su sitio”, permitía cotizar listas de compras en distintos locales y resultaba fácil de utilizar. Pero fracasó. En gran medida, porque mostraba los precios extra bajos que el ex funcionario usaba para negar la inflación. Entonces, al llegar a la góndola, los productos no estaban. O se los encontraba hasta cinco veces más caros.

Fuente: Clarín

.

También te puede interesar...