La erradicación de la poliomielitis está cada vez más cerca gracias a la vacunación

Por Redacción Curar con Opinión

En el marco de la Semana de la Vacunación en las Américas, el Hospital Garrahan se sumó a esta iniciativa para visibilizar la importancia del avance científico en materia de inmunizaciones y resaltar las acciones que están salvando la vida de millones de personas. En esta oportunidad, se destaca la fase final para la erradicación de la poliomielitis a nivel global.

Gracias a la efectividad de las vacunas contra la poliomielitis, estamos cerca de su erradicación definitiva. De los tres serotipos conocidos de poliovirus salvaje (1, 2 y 3), el 2 no circula desde 1999 y el 3 desde 2012. De esta manera, fue certificada oficialmente la erradicación mundial de ambos serotipos, en 2015 y en 2019 respectivamente.

En 1988 se reportaban unos 350.000 casos endémicos de poliomielitis en más de 125 países. Para 2019 se notificaron 175 casos y en 2021 hubo solo cinco casos. Actualmente, la poliomielitis es endémica solo en Afganistán y Pakistán.

Sin embargo, mientras existan casos en algún lugar del planeta, todos los países estamos en riesgo. Es por eso que resulta fundamental trabajar en alcanzar coberturas del 95% para polio y los indicadores de vigilancia de parálisis aguda fláccida (PAF) en menores de 15 años.

Luego de la erradicación del serotipo 2, comenzó el nuevo esquema de vacunación contra la poliomielitis con la vacuna Sabin Bivalente, implementada luego del retiro de la Sabin Trivalente que protegía contra los tres serotipos conocidos de poliomielitis.

A partir de junio de 2020, Argentina incrementó la calidad del Calendario Nacional de Vacunación al adoptar la vacuna inactivada Salk (IPV). Este esquema es de cuatro dosis: la primera a los 2 meses, la segunda a los 4 meses, la tercera a los 6 meses y un único refuerzo al ingreso escolar.

La poliomielitis es una enfermedad viral, sumamente contagiosa que afecta principalmente a niños y niñas menores de 5 años. Se transmite de persona a persona a través de alimentos y agua contaminados, y se multiplica en el intestino. Puede invadir el sistema nervioso y causar parálisis. Si bien no tiene cura, es prevenible a través de la vacunación

Los síntomas iniciales de la enfermedad son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros. Una de cada 200 infecciones produce una parálisis en extremidades, y un 5% a 10% de estos casos fallecen por parálisis de los músculos respiratorios.

En el mundo, la incidencia de los casos se redujo en más del 99% desde el lanzamiento de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Poliomielitis en el año 1988. En Argentina, hace casi 40 años que no se registran casos –el último fue en 1984–. Mientras que en la Región de las Américas fue en 1991, más específicamente en Perú.

.

También te puede interesar...