La marihuana y sus efectos adversos

Por Dr. Daniel Cassola

En la era de las comunicaciones en la que vivimos hay mensajes que priman sobre otros. Uno de los debates abiertos en nuestra sociedad tiene que ver con el consumo de marihuana. Hay una serie de organizaciones que militan para que el consumo y el cultivo para uso personal sean despenalizados definitivamente. Es, si se quiere, un debate sobre las libertades individuales. Puede haber distintas posiciones y son todas atendibles.

Lo que no puede estar en debate es el efecto de la marihuana en nuestra salud física y mental. En los medios, sobre todo en la televisión, se banaliza el consumo. Se trata a la marihuana como si fuera una hierba prácticamente inocua, incluso con efectos medicinales.

Científicamente está demostrado que la marihuana es sumamente dañina para salud humana. Por estos días, la publicación norteamericana The New England Journal Of Medicine, editó un nuevo trabajo efectuado por profesionales de la salud que una vez más deja en claro los riesgos que acarrea el fumar marihuana.

Lo primero que establece este estudio es que el consumo de marihuana conlleva la posibilidad de generar adicción. Aproximadamente el 9 por ciento de quienes experimentan con marihuana son luego adictos. Las posibilidades aumentan según los hábitos. Uno de cada seis adolescentes cae en la adicción. Mientras que entre el 25 y el 50 por ciento de los que la consumen diariamente son considerados adictos. También está comprobado que existe un síndrome de abstinencia para quienes cortan el consumo, y que se manifiesta con síntomas como ansiedad, dificultades para dormir, disforia e irritabilidad.

En segundo lugar, el estudio sostiene con contundencia los daños que produce la marihuana en el cerebro, fundamentalmente en menores de 21 años. Quienes la consumen a una edad temprana ven afectado el completo desarrollo de las neuronas. Pierden conectividad y ven afectadas capacidades como la memoria y el aprendizaje.

Por otra parte, la marihuana es considerada una droga de iniciación que puede abrir la puerta para otro tipo de consumos. El estudio dice que “prepara el cerebro” para otras drogas.

También se puede relacionar a la marihuana con el empeoramiento de la salud mental, ya que aumenta las posibilidades de sufrir depresión y ansiedad. Entre otros efectos que destaca el estudio se destacan un menor rendimiento escolar y una mayor posibilidad de sufrir accidentes de tránsito para los consumidores.

Por último el estudio no descarta que la marihuana pueda favorecer el desarrollo de un sinnúmero de patologías entre las que se cuentan distintos tipos de cáncer, infecciones respiratorias y problemas cardiovasculares.

Por todos estos motivos, decimos que cuando se fuma marihuana no está todo bien.

.

También te puede interesar...