La recuperación económica mundial está condicionada por la distribución de las vacunas

Sin un reparto equitativo se obstruye el camino del crecimiento. Esa es la principal conclusión al que arribó un panel integrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Universidad de Oxford.

Por Dr. Daniel Cassola

Desde hace más de un año, cuando la pandemia emergió en todo el mundo, distintas voces sostuvieron que la salida es en conjunto, desde el punto de vista de la economía, o no es. Mientras haya países con restricciones las distintas actividades económicas no podrán retomar la senda del crecimiento y los distintos países afectados necesitarán de financiamiento.  

Se calcula que una aceleración en la ampliación de la fabricación y el intercambio de suficientes dosis de vacunas con los países de bajos ingresos podría haber agregado 38 mil millones de dólares al Producto Bruto Interno (PBI) para 2021 si tuvieran tasas de vacunación similares a las de los países de altos ingresos. Para que la recuperación económica mundial tenga lugar, se debe garantizar que las dosis de vacunas se compartan rápidamente, se eliminen todas las barreras para aumentar la fabricación de vacunas y se asegure el apoyo financiero para que las vacunas se distribuyan de manera equitativa, según afirmaron el PNUD, la OMS y Oxford.

Si se les impone un alto precio por dosis a los países de bajos ingresos hay otros problemas que podrían emerger a la superficie. Primero los sistemas de salud recibirían más presión por la falta de recursos justamente destinados a las vacunas. Esto podría repercutir en picos alarmantes de sarampión, neumonía y diarrea, por ejemplo. También existe un riesgo claro en términos de oportunidades perdidas para la expansión de otros servicios de inmunización, por ejemplo, la implementación segura y eficaz de vacunas contra el VPH. Los países de ingresos más bajos necesitan acceso oportuno a vacunas a precios sostenibles y apoyo financiero oportuno, sostienen estas instituciones.

“En algunos países de ingresos bajos y medianos, menos del 1 por ciento de la población está vacunada; esto está contribuyendo a una recuperación de dos vías de la pandemia de Covid-19”, sostuvo el administrador del PNUD, Achim Steiner. “Es hora de una acción colectiva rápida: este nuevo Panel de Equidad de Vacunas Covid-19 proporcionará a los gobiernos, los responsables políticos y las organizaciones internacionales conocimientos únicos para acelerar la entrega global de vacunas y mitigar los devastadores impactos socioeconómicos de la pandemia”.

Se prevé que los países más ricos vacunen más rápido y se recuperen económicamente más rápido de la pandemia, mientras que los países más pobres ni siquiera han podido vacunar a sus trabajadores de salud y a la población más en riesgo y es posible que no alcancen los niveles de crecimiento anteriores a 2020 hasta 2024. Mientras tanto, la Delta y otras variantes están impulsando a algunos países a restablecer estrictas medidas sociales de salud pública. Esto está empeorando aún más el impacto social, económico y sanitario, especialmente para las personas más vulnerables y marginadas. 

“La inequidad de las vacunas es el mayor obstáculo del mundo para poner fin a esta pandemia y recuperarse del Covid-19”, cerró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la Organización Mundial de la Salud. 

.

También te puede interesar...