La vacuna rusa y el marketing político

El gobierno ruso liderado por Vladimir Putin anunció que ya tiene lista una vacuna contra el coronavirus a la que denominaron ‘Sputnik’, como el primer satélite que orbitó la Tierra en 1957. Rusia no publicó ningún estudio científico ni información sobre las etapas de investigación.

Por Dr. Daniel Cassola

Dentro de la carrera contra el coronavirus está también la competencia entre países, entre potencias. De forma grandilocuente el presidente de Rusia, Vladimir Putin sostuvo hoy que “esta mañana, por primera vez en el mundo, se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus, sé que es bastante eficaz, que otorga una inmunidad duradera”. Además informó que una de sus hijas se la aplicó, que “tuvo un poco de fiebre y nada más”, y que espera que pronto se pueda comenzar a producir masivamente. “La vacunación será voluntaria”, cerró.

En el mejor de los casos la vacuna rusa está atravesando o comenzando con la fase 3 de las pruebas, es decir las que se realizan en decenas de miles de personas para comprobar la eficacia, y tomar nota de los posibles efectos secundarios. En este sentido, el trabajo de los rusos no sería el primero en llegar a esa instancia, aunque, claro está, todas son suposiciones ya que el gobierno de Putin no ha publicado ningún tipo de información para que la comunidad científica internacional la pueda evaluar.

Por ello se cree que los anuncios rusos tienen más que ver con el marketing político que con la ciencia y la salud. El principal asesor del presidente de Estados Unidos Donald Trump en materia de la pandemia, Anthony Fauci, lógicamente desconfía de todo lo que están haciendo los rusos. “Cualquiera puede decir que tiene una vacuna y fabricarla, pero hay que demostrar que es segura y efectiva, lo cual dudo que lo hayan demostrado”, comentó. Por ahora, lo que hay para sostener la validez de la vacuna son palabras. Putin sostuvo que “sé que funciona de forma bastante efectiva, produce una fuerte inmunidad y, repito, ya pasó todas las revisiones necesarias”. A su vez, el ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, indicó que la vacuna demostró “ser altamente efectiva y segura”, y la describió como un gran paso hacia “la victoria de la humanidad” contra el Covid-19.

La vacuna rusa no está dentro de los 6 proyectos más avanzados que monitorea la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyos funcionarios sostuvieron en distintas oportunidades que las campañas de vacunación masiva recién se pondrán en marcha a mediados de 2021. “Entre encontrar o tener la idea de que quizás una vacuna posiblemente funciona, y haber pasado por todas las etapas de investigación, hay una gran diferencia”, sostuvo el vocero de la OMS Christian Lindmeier.

En verdad Rusia lo que hace es anunciar como finalizado un proyecto que está entrando, como otros, en la última etapa de investigación. Luego de las palabras rimbombantes lo que el gobierno ruso sostuvo es que la vacuna se empezará a distribuyir en enero de 2021. ¿Por qué tanta demoras si ya está todo listo?  Las autoridades rusas informaron que los trabajadores médicos, maestros y otros grupos de riesgo serán los primeros en ser vacunados, mientras la viceprimera ministra, Tatyana Golikova, dijo que la vacunación de los médicos podría comenzar antes de que finalice este mes. Con la información publicada, que consiste solo en declaraciones, lo que se puede traducir es que quienes sean vacunados en los próximos días estarán formando parte de la fase 3 de las pruebas, las que se realizan en decenas de miles de personas. Cuando esto haya pasado recién se podrá empezar a hablar de una vacuna contra el Covid-19. El resto es marketing político.

.

También te puede interesar...