Los afiliados del PAMI necesitan que se debata sobre su futuro

Investigado-Di-Cesare-Cristina-Kirchner_CLAIMA20140320_0014_27

El PAMI maneja una caja que es una de las más cuantiosas del país.

Por Dr. Daniel Cassola

Si bien no comenzaron formalmente, desde hace un par de meses parece haber largado la carrera presidencial para 2015. Desde aquí proponemos que uno de los temas a debatir en la campaña sea el futuro del PAMI.

Se trata de la obra social más grande de Latinoamérica, cuyo presupuesto, o caja, es una de las más importantes del país. La salud de 4 millones y medio de afiliados depende de lo que se haga en el PAMI.

Desde hace siete años el interventor de la obra social es Luciano Di Césare. Durante su gestión la planta de empleados se duplicó. Pasó de tener 10 mil trabajadores a pagar 20 mil sueldos.

Sin embargo, a pesar de este fenomenal crecimiento en el recurso humano, no hay más servicios para los afiliados. No se incrementaron, por ejemplo, los médicos o terapistas disponibles. Esto es porque el crecimiento en la plantilla del instituto tiene que ver con cargos políticos.

Para que nos demos una idea el PAMI maneja durante este 2014 45 mil millones de pesos. Detrás del gobierno nacional, la ANSES, la provincia y la ciudad de Buenos Aires, y la provincia de Santa Fe es el presupuesto más abultado del país.

En otras palabras, quien conduce el PAMI tiene más recursos y poder que la mayoría de los gobernadores, y que muchísimos dirigentes políticos del país.

Hoy el PAMI tiene problemas indisimulables y sus afiliados lo sufren cotidianamente. Las prestaciones no han mejorado a pesar del fenomenal aumento de la caja.

En parte, porque parte del dinero se ha destinado a otros fines, como asistir financieramente al gobierno nacional. Pero también falta regularizar los balances, terminar con la discrecionalidad en los pagos y terminar con las demoras en los pagos a los prestadores.

Según confirmaron en la Auditoría General de la Nación, hay atrasos para acceder a la información sobre los movimientos de la obra social, que deberían ser públicos. Y también se registran incontables quejas de los usuarios por el servicio deficiente mientras el PAMI tiene cuantiosos excedentes colocados a plazo fijo.

Este es el cuadro de situación actual. La salud de millones de argentinos depende de esta obra social.

Cualquier candidato presidencial que se precie de tal, debería tener un plan serio sobre qué hacer con el PAMI.

.

También te puede interesar...