No más jubilados marginados

0-0Roberto-Cachanosky

El 82 por ciento móvil, un reclamo histórico de los jubilados.

Por Dr. Daniel Cassola

Todos somos, de alguna manera, parte de la sociedad. Tenemos una función, ocupamos una posición social y en base a ello vivimos nuestra vida cotidiana. Pero en toda sociedad existen los márgenes, el lugar donde viven aquellos que no están plenamente integrados a la sociedad.

En los márgenes están los marginales y los marginados, que aunque suene parecido no es lo mismo. Los marginales son muy pequeñas minorías que por opción se recluyen de la sociedad. Pueden ser pequeñas comunidades rurales, grupos sectarios religiosos u otros, pero son muy pocos.

En cambio los marginados son multitudes. Aquí la marginación se produce por acción u omisión del funcionamiento del cuerpo social. Hoy, por ejemplo, se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Down. Si quienes cargan con este síndrome no pueden tener acceso a la educación o a algún tipo de trabajo se los está marginando.

Lo mismo sucede con millones de jubilados. Si a los 60 o 65 años se los expulsa compulsivamente del mundo del trabajo y se los obliga a vivir de un salario que no alcanza a cubrir las necesidades básicas, inmediatamente se marginaliza a estos sectores de la población. Si a esto le agregamos que la sociedad, en muchos sentidos, es hostil a los adultos mayores se completa un cuadro preocupante.

Es como si por el mero paso del tiempo grandes cantidades de argentinos se convirtieran en ciudadanos de segunda. ¿Por qué decimos de segunda? Si las instituciones que deben tratar con los adultos mayores, como el PAMI, la Anses y los bancos, no adecúan sus sistemas de atención a esta población se produce un malestar considerable. En definitiva, se degrada la calidad de vida del ciudadano que alcanzó la tercera edad.

Como siempre decimos, el cambio empieza por nosotros y por nuestras ideas. Si concebimos como posible una sociedad en la que millones de adultos mayores viven en la pobreza y con servicios de segunda, nada va a cambiar. El primer paso de la transformación es mental, cultural. Y es un paso que debemos dar de inmediato.

.

También te puede interesar...