No podemos ser nuestros propios médicos

cefaleaenracimos_consalud

Por Dr. Daniel Cassola

¿Usted se atrevería a recetarle un medicamento a un familiar o amigo por teléfono? ¿Y por qué lo haría con usted mismo? Una de las grandes costumbres nacionales, al parecer, es la automedicación.

Según un relevamiento efectuado por el Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires, más del 90 por ciento de la población ha padecido dolor de cabeza en el transcurso de un año, ante lo cual la mayoría de los consultados se automedica y no consulta al médico.

Al parecer se trata de un fenómeno global. Según la Organización Mundial de la Salud en 2011, el 75 por ciento de las personas entre 18 y 65 años ha tenido al menos una cefalea durante el último año y el 4 por ciento padeció dolores recurrentes durante 15 días corridos. A pesar de la frecuencia del dolor, sólo una minoría de los pacientes tiene diagnóstico de parte de un profesional y menos del 10 por ciento consultan a un neurólogo.

Lejos de solucionar el problema la automedicación puede ser parte o directamente la causa del mismo. Hay un centenar de presentaciones de venta libre que se presentan como analgésicos y útiles para controlar del dolor de cabeza. En algunos casos pueden ser útiles pero en otros devienen en cuadros peores de los que pretenden aliviar. La cefalea por abuso de analgésicos es la tercera causa de consulta a los especialistas.

Además, se debe aclarar que la cefalea frecuente puede ser una enfermedad del sistema nervioso que tiene una gran capacidad de afectar el normal desenvolvimiento de la vida cotidiana de una persona, tanto en el ámbito laboral como social. Hay distintos cuadros de cefaleas, distintas zonas de la cabeza que pueden resultar afectadas y manifestaciones o síntomas que pueden variar.

Por ello es fundamental, ante un cuadro que se repite, consultar al médico. Usted seguramente no delegaría la construcción de su casa en alguien que no se arquitecto. O no contrataría a alguien que no es abogado para que lo defienda ante un tribunal. Curiosamente no se hace el mismo razonamiento con la salud. Muchos creen que pueden ser su propio médico.

Llegar a médico lleva años de estudio, esfuerzo y formación. La consulta con un profesional, cuando hay un padecimiento reiterado, es fundamental. Nosotros solo no podemos curarnos, de hecho es probable que empeoremos las cosas. Para eso están los médicos.

.

También te puede interesar...