Soluciones caseras a talones secos y agrietados

La clave es una buena humectación y dedicarle algunos minutos por día. La importancia del cuidado de los pies en los diabéticos.

Para terminar con la sequedad, las durezas y las grietas en los talones, es fundamental una buena humectación. ¿El secreto? Ser constante y dedicarle unos minutos por día a su cuidado.

“Los talones agrietados normalmente aparecen cuando se seca y engrosa la piel alrededor de los bordes. La mayor presión sobre la almohadilla adiposa debajo del talón ocasiona grietas en la piel. A fin de evitarlo, hay que humectar con frecuencia”, explica Lawrence Gibson, del equipo de Dermatología de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

Las cremas humectantes crean un sello sobre la piel que impide tanto que se escape el agua como que la piel se seque. “Intente untar los talones con un humectante espeso varias veces al día. Algunos humectantes contienen sustancias queratolíticas, como la urea, el ácido salicílico y el ácido alfa hidróxido, que si bien ayudan a suavizar y exfoliar la piel, también pueden provocar un ligero ardor o irritación”, añade el especialista.

El dermatólogo aconseja, además, remojar los pies en agua tibia (pura o jabonosa) durante unos 20 minutos. Luego, frotar los talones con una esponja vegetal y cubrirlos con un ungüento a base de vaselina. Ese mismo producto puede utilizarse antes de dormir. En ese caso, un par de medias en los pies humectados ayudará a no dejar escapar la humedad durante la noche y disminuirá la sensación de grasitud.

En caso de que estas medidas no arrojen resultados, o que experimente hinchazón o inflamación en las talones, Gibson recomienda consultar a un médico o dermatólogo. “Es posible que necesite un ungüento recetado con humectantes más fuertes o una crema con esteroides para aliviar la inflamación. Las vendas especiales para tejidos corporales pueden proteger y mantener unidos los bordes de las grietas para permitirles sanar. Usar zapatos de protección y perder peso (en caso de estar excedido) también puede servir para aliviar la presión sobre los pies”, completó.

En caso de sufrir psoriasis o eccema también es importante consultar al médico, porque esas condiciones pueden afectar el tratamiento. Los diabéticos deben prestar especial atención al cuidado de los pies, porque los talones agrietados pueden derivar en infecciones y ulceraciones.

Fuente: Clarín

.

También te puede interesar...