Todo lo que hay que saber sobre la cumbre COP26 contra el cambio climático

La COP26, que se desarrolla en Glasgow, Escocia, reúne a casi 200 países en torno a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Todos los que participan se comprometen a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Debería haberse realizado el año pasado pero se postergó por la pandemia.

Por Dr. Daniel Cassola

En 1997, en el marco de una COP, se aprobó el Protocolo de Kioto. En 2015 sucedió lo mismo con el Acuerdo de París. Estos tratados comprometen a los países a recortar sus emisiones de gases de efecto invernaderos. El objetivo es uno: que la temperatura media del planeta no aumente más de dos grados y, en lo posible, no más de 1,5 grados. Si se sobrepasa el límite de dos grados los efectos pueden ser catastróficos. Actualmente la Tierra aumentó su temperatura 1,1 grados con respecto a la era preindustrial. El margen que queda es escaso.

En la actualidad, a pesar de los compromisos asumidos, los países no cumplen con la reducción de emisión de gases. A este paso el aumento de la temperatura se calcula que será de 2,7 grados, varios pasos más allá de la catástrofe. La concentración en la atmósfera de estos gases no ha dejado de aumentar pese a los diferentes tratados y en 2020 volvieron a marcar otro récord. Esto causó daños que serán “irreversibles” durante “siglos o milenios” y lleva a un incremento de la intensidad y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos. El efecto ya se puede ver en fenómenos más extremos como incendios, sequías, inundaciones y tormentas furiosas.

120 de los casi 200 países firmantes del Acuerdo de París revisaron sus planes de recorte de emisiones hasta el arranque de la cumbre. Es necesario que lo hagan todos y que después lo cumplan. Según las últimas estimaciones del grupo de analistas de Rhodium Group, China es el principal emisor y acumuló en 2019 el 27 por ciento de todos los gases de efecto invernadero expulsados por la actividad del ser humano. Le siguen: Estados Unidos (11 por ciento), India (6,6 por ciento) y la Unión Europea (6,4 por ciento). Pero si se mira a las emisiones acumuladas, Estados Unidos sigue siendo el país que más ha contribuido históricamente al calentamiento global.

Cada país se fija su propia meta y debe revisarla al alza periódicamente. La Unión Europea, en su última actualización, ha prometido reducir sus emisiones un 55 por ciento en 2030 respecto a 1990. Estados Unidos, tras la salida de Donald Trump de la Casa Blanca y la vuelta al Acuerdo de París, se comprometió a reducirlos entre un 50 por ciento y un 52 por ciento en 2030 respecto a los niveles de 2005. Y China se ha fijado como principal objetivo alcanzar su pico de emisiones en 2030, lo que le permitiría seguir con emisiones crecientes durante esta década.

Muchos países se están comprometiendo a alcanzar la neutralidad de carbono o emisiones netas cero a mediados de siglo. Esto supone que para entonces solo podrán emitir los gases que puedan ser captados por los sumideros, tanto los naturales (por ejemplo, los bosques) como los artificiales (a través de unas técnicas de captura y almacenaje que en estos momentos están en fase experimental). Hasta ahora, unos 75 países se han fijado como meta las emisiones cero a mediados de siglo, la mayoría en 2050, aunque algunos también en 2060.

En los últimos meses se ha trabajado para intentar cerrar otros acuerdos puntuales durante la COP26. Por ejemplo, se busca que un amplio número de países se comprometan a abandonar el carbón para generar electricidad. O a dejar de producir autos de combustión en 2035. Y más de medio centenar de países también se van a comprometer a reducir un 30 por ciento las emisiones de metano en 2030. Este es un potente gas de efecto invernadero y es junto al dióxido de carbono el principal impulsor del calentamiento global.

Toda la información que circula alrededor de la COP26 quizás no llegue a la tapa de los diarios inmediatamente, más ocupados por las campañas políticas, las cuestiones judiciales y la inflación, entre otros temas considerados urgentes. Pero lo que allí se debate y se puede llegar a acordar es clave para el futuro de la humanidad en este planeta.

.

También te puede interesar...