Una guía para sobrellevar el calor con salud

319343

Calor en la ciudad.

Por Dr. Daniel Cassola

Para el fin de semana largo que comienza se anuncian días de mucho calor. La exposición de nuestro organismo a estas temperaturas nos obliga a tomar ciertos recaudos.

Comencemos por lo más sencillo. Tenemos que recordar que en estos días debemos prestar especial atención al consumo de agua fresca. Al menos tenemos que ingerir dos litros de agua. Si no es mineral puede ser de la canilla, aunque depende la zona sería previsor utilizar un filtro. Si es de pozo o de otra fuente, o incluso si es agua de red pero tenemos alguna duda sobre su potabilidad, la podemos hervir y luego esperar que se enfríe para consumirla.

Especial atención debemos tener con la hidratación de los chicos y los adultos mayores, que suelen perder la sensación de la sed, lo que los conduce a cuadros de deshidratación. Luego debemos vestirnos, en la medida de la posible, con ropa suelta, adecuada para estas temperaturas. Si nos vamos a exponer al sol tenemos que usar protectores solares.

Podemos sintetizar las precauciones contra el golpe de calor en el siguiente listado:

– Evite salidas y actividades físicas en las horas de calor (entre las 11 y las 16).

– Si tiene que salir, procure estar a la sombra. Use sombreros o pañuelos y vista ropa liviana y amplia, de colores claros.

– Trate de llevar siempre una botella con agua.

– Permanezca en el interior de su domicilio en las habitaciones más frescas.

–  Mantenga las ventanas cerradas mientras la temperatura exterior sea superior a la interior. Ábralas de noche para dejar ingresar corrientes de aire.

– Aún cuando no sienta sed, tome la mayor cantidad de líquidos posible, sobre todo agua mineral y jugos de fruta fresca.

– No consuma bebidas alcohólicas, porque alteran la capacidad de respuesta al calor y favorecen la deshidratación.

– Evite las bebidas con cafeína (café, té, bebidas cola) o muy azucaradas.

– Evite beber líquidos excesivamente fríos.

– No deje de comer, hágalo en pequeñas porciones y con frecuencia. Consuma sobre todo frutas y verduras frescas, bien lavadas.

– Evite comidas excesivamente condimentadas, calientes, copiosas y de digestión lenta.

En los últimos días también se están registrando más consultas por diferentes patologías respiratorias. El problema radica en que a los descensos bruscos de temperatura de los últimos días que tomaron por sorpresa a más de uno, se suma el uso abusivo del aire acondicionado. Cuando una persona está expuesta a muy baja temperatura las vías aéreas se inflaman y esto suele generar sinusitis, laringitis, bronquitis y, en casos más severos, neumonías.

Por eso, no debemos utilizar el aire acondicionado para refrigerar sino, justamente, para ‘acondicionar’ el ambiente: la idea es que no haya una amplitud térmica exagerada entre el exterior y el interior. Lo saludable es mantener el aparato entre los 23 y 25 grados.

En las personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), alérgicos y asmáticos, quienes tienen una flora bacteriana diferente y son especialmente sensibles a los cambios de temperatura, el mal uso del aire exacerba los síntomas e incrementa el riesgo de crisis respiratorias que requieren atención de emergencia.

Por último les recordamos que si están o van a estar de vacaciones en zonas agrestes deben tener especial atención con el uso del fuego. Las altas temperaturas tornan más probables a los incendios. Si usamos fuego para cocinar debemos apagarlo con abundante agua, y hay que tener especial atención con las colillas de cigarrillos y cualquier otra fuente de fuego.

De esta manera vamos a poder llevar estos días tan calurosos con salud. Es recomendable también estar de buen ánimo y pensar que es normal que en verano haga tanto calor. Para quienes sufren las altas temperaturas les informamos, como haría una popular cadena de noticias por cable, que tan solo faltan 51 días para el otoño.

.

También te puede interesar...