Ya está diseñada la campaña de vacunación para los más de siete millones de adultos mayores

Ayer se reunió por primera vez el Comité de Vacunación que creó el gobierno nacional. Se elaboró un padrón con la ubicación (geolocalización) de todos los adultos mayores del país, a quienes se aspira a vacunar durante la primera etapa ya que integran los grupos prioritarios.

Por Dr. Daniel Cassola

Aún sin una vacuna aprobada el plan de vacunación está en marcha. Según anunciaron ayer las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación la vacunación comenzaría en la primera quincena de enero. Quizás sea antes, en los últimos días de diciembre, si es que llega la vacuna rusa. En cualquier caso, después de los integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad, que serán los primeros, el gobierno nacional aspira a inmunizar contra el Covid-19 a la población de alto riesgo, los adultos mayores.

Para eso el Ministerio de Interior, que conduce Wado De Pedro, junto al Registro Nacional de las Personas (Renaper), elaboraron un padrón en el que están incluidas 7.735.317 personas de más de 60 años. Al terminar la reunión De Pedro sostuvo que “estamos trabajando de manera articulada con las provincias, municipios y todas las fuerzas políticas porque este es un tema de salud pública que nos implica a todos”.

Por otra parte, el ministro de Salud Ginés González García sostuvo que la previsión es iniciar la vacunación en la primera quincena de enero. Para ello prevén vacunar a un grupo de enfermeros en la última semana de diciembre. El plan es así. Hoy se informó que está cerrada la compra de 500 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que arribarían al país entre el 20 y el 21 de diciembre. En principio, con ese material se inmunizaría al personal que organizará el operativo masivo a partir de diciembre. Es necesario recordar que la vacuna rusa requiere de dos dosis, con una ventana de tres semanas, por lo que recién se podría considerar que quienes se vacunen por primera vez en esa fecha podrán contar con inmunidad a partir de aproximadamente el 15 de enero.

Durante enero y febrero también se prevé que la vacunación se efectúe con el proyecto ruso, ya que las demás candidatas recién estarían disponibles a partir de marzo. Lo que todavía no está claro es cuál será el precio de la Sputnik V. En principio se habló de entre 19 y 20 dólares por dosis, o sea entre 38 y 40 dólares por persona, aunque hoy un organismo del gobierno ruso informó que el costo final por individuo no será mayor a los 20 dólares. Más económica resultará la vacuna elaborada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, valuada en torno a los 4 dólares por dosis.

Ayer González García informó que Argentina tiene aseguradas nueve millones de dosis por el mecanismo internacional Covax (un fondo al que los gobiernos aportaron recursos tempranamente para poder luego contar con las vacunas), y 22 millones de dosis del proyecto Oxford-AstraZeneca. También están en marcha convenios, como el mencionado con Rusia que todavía no termina de formalizarse, y otro con Pfizer, que tendría la ventaja de requerir solo una dosis.

De forma rudimentaria el plan del gobierno consiste, según explicó el ministro, en “eliminar la mortalidad en los grupos de riesgo” en una primera etapa, para luego extender la inmunización al resto de la población y así “cortar la cadena de transmisión”. Aún en una época de menos contagios y muertes el plan de vacunación del gobierno se desarrollará a contrarreloj y con el fantasma de la segunda ola, que en el hemisferio norte fue aún peor que la primera, acechando. Ni la economía ni el sistema de salud ni la población parecen preparados para soportar más contagios, más internados en terapia intensiva, medidas de restricción y cierres.

.

También te puede interesar...