Cómo evitar contagiarse de las enfermedades más comunes en invierno


Por Dr. Daniel Cassola

Con la llegada el próximo viernes del invierno se intensifican las consultas por patologías respiratorias. Las más frecuentes tienen que ver con los resfríos, gripes, bronquitis, faringitis y neumonías. 

En estos meses, la población más vulnerable son los niños menores de 5 años y los adultos mayores. “Cabe destacar que la mayoría de las enfermedades invernales son causadas por virus, y otras por bacterias, a esto hay que sumar que los cuidados deben extremarse porque al ser respiratorias, son de fácil contagio entre las personas”, comentó Valeria El Haj, directora médica de la compañía Vittal.

Este el listado de las patologías más comunes en la época fría del año:

Resfrío: Su duración es de 3 a 5 días y provocan síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.

Gripe: Su duración es entre 5 y 10 días. Presenta síntomas similares al resfrío, pero más intensos con dolor muscular y fatiga.

Bronquitis: Puede ser una bronquitis aguda, o bien una bronquitis crónica que se agudiza en la época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en la parrilla costal.

Faringitis: Se manifiesta con dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.

Neumonía: Es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración y malestar general con presencia de dolores musculares.

Las formas más recomendables para evitar el contagio y la propagación de gérmenes son:

·         Ventilar la casa durante el día, aproximadamente unos 20 minutos.

·         Cubrirse la boca al toser o estornudar usando el antebrazo.

·         Lavar de manera habitual las manos con agua y jabón.

·         Evitar cambios de temperatura bruscos.

·         Vacunarse contra la influenza y el neumococo es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas vulnerables.

·         Evitar el contacto directo con personas contagiadas.

·         Consumir alimentos con alto porcentaje de vitamina C, como kiwi, cítricos, brócoli, espinaca, tomate y repollo, por mencionar algunas.

·         Utilizar pañuelos descartables, ya que impiden que los riesgos de “reinfectar” a través de las manos.

.

También te puede interesar...