Consejos para preparar a los niños para una cirugía

FUENTE: Prensa Hospital Austral

Preparar a los chicos para una cirugía puede resultar una tarea difícil. La Licenciada Sofía Becco, psicóloga del Hospital Universitario Austral especialista en psicología infanto-juvenil, dicta un Taller de Psicoprofilaxis  Quirúrgica. El taller trabaja tanto con los padres para que sepan y enfrenten qué deberán atravesar sus hijos y así como también con los pacientes, a los cuales se les habla con la verdad y explicándoles las instancias del proceso, siempre teniendo en cuenta su edad.

La indicación de una cirugía es un momento de gran ansiedad y temor para cualquier paciente, y en especial para un niño, no sólo por lo que implica la intervención física, sino también por tener que atravesar una situación desconocida cargada de temores.

El taller es espacio para que los chicos manifiesten esos temores, cosa que muchas veces no pueden hacer pese a que están arraigados internamente.

Primero hay que trabajar con los padres para que ellos sepan qué deberá atravesar su hijo, charlando sobre las experiencias previas que tuvieron en torno a cirugías, viendo sus dudas y preguntas.

Es importante que se hable con los chicos sobre esto para que ellos también estén involucrados en el proceso, ya que son ellos quienes deberán exponer su cuerpo a algo que sienten como una amenaza, y vivencian esto de forma pasiva.

¨El niño tiene derecho a saber y entender qué le sucederá; y para eso la mejor herramienta es la información, ya que ésta favorece que sienta mayor control sobre lo que le sucede, lo que se traduce en una sensación de mayor seguridad y capacidad para afrontar la cirugía¨, explica Becco.

Hay que trabajar siempre desde la verdad, con un lenguaje claro y sencillo, adaptándose a la edad de cada paciente y a su necesidad de conocimiento.

No hace falta que sepan todo, pero sí es importante que tengan la información básica, para luego ir avanzar  sobre las preguntas que vayan surgiendo, respetando lo que el chico quiera y necesite saber.

Entre las cuestiones puntuales que se les explican en el taller se encuentran: qué es una operación, por qué se realiza, en qué parte de su cuerpo será y qué beneficios va a tener. Además, se le cuenta al niño cómo será ese día y cómo deberá preparase.

Por otro lado, se enseñan técnicas para relajarse y manejar mejor el dolor o la ansiedad, y se muestra material médico vinculado a las cirugías, además de permitirle al paciente que juegue y se familiarice con el estetoscopio, jeringas de juguete, el camisolín, la cofia, los barbijos y la mascarita de anestesia.

Además, se le  muestran los espacios en los que se preparará, imágenes del quirófano para que sepa de antemano cómo será, y en los casos de pacientes que se internan en el Hospital luego de la cirugía, se le muestra la habitación donde dormirá y la sala de juegos donde podrá jugar durante su internación. Finalmente, los pacientes se llevan un librito a casa y pueden seguir preparándose en familia.

“En cuanto a los tiempos, lo mejor es solicitar una primera consulta en el Taller apenas el niño se entera de que debe realizarse la operación así se puede ir incorporando la idea de la cirugía de mejor modo, puede ir aceptándola y abriendo el espacio a que vaya pensando qué le gustaría saber sobre la misma. Luego, en una fecha lo más cercana posible a la cirugía es fundamental hacer una nueva consulta”,  finaliza Becco.

.

También te puede interesar...