Distintas instituciones médicas advierten que hay enfermedades que no pueden esperar al fin de la pandemia


Por Redacción Curar con Opinión

Las instituciones ICBA, Fleni, Fleming y Fundación Favaloro elaboraron un comunicado en conjunto en el que sostienen que “el éxito del tratamiento está en no interrumpirlo”, en referencia a que desde el comienzo de la cuarentena “se produjo una reducción significativa de atención médica por parte de pacientes con patologías cardiovasculares, neurológicas y oncológicas”.

“Las enfermedades cardiovasculares, neurológicas y oncológicas siguen su curso”, aseguran. El director médico del ICBA, Alberto Alves de Lima menciona que “la atención en guardia disminuyó un 30% en marzo y un 50% en lo que va de abril. Nos preocupa que los pacientes no concurran ante una emergencia o lo hagan de forma tardía aun sintiendo dolor o malestar”.

Desde Fleni., su director médico Claudio Pensa, detalla que “en el centro de agudos de nuestra sede de Belgrano, de las 25.000 consultas mensuales que solemos tener hubo una caída del 90%. Asimismo, de las 2.000 consultas mensuales a nuestra área de Emergencias, encontramos una caída de más del 60%. Con respecto a los ACV, no hemos notado un cambio sustancial en el número de pacientes con eventos severos pero sí, en forma preocupante, vemos un descenso importante de las consultas por episodios leves y especialmente por eventos transitorios (AIT) cuya consulta ha caído más de un 70%”.

También desde el Hospital Universitario Fundación Favaloro, Matias Fosco, director médico agrega que “desde el inicio de la pandemia las consultas y procedimientos necesarios por cuadros cardiovasculares han descendido un 40 al 80%, inclusive en cuadros agudos como el infarto. Esto no es algo propio solo de nuestro medio, reportes internacionales coinciden en estas cifras. Es muy importante que informemos y mantengamos contacto con los pacientes acerca de las medidas de seguridad que las instituciones hemos implementado. Nuestro compromiso es poner a disposición todas las herramientas para brindar las condiciones necesarias para que quienes deban iniciar o continuar sus tratamientos, puedan hacerlo, y quienes necesiten un estudio para alcanzar un diagnóstico oportuno, también puedan recibirlo”.

Por su parte, Federico Coló, director médico del Instituto Alexander Fleming, destaca que “el punto crítico para nosotros es la caída de la actividad en consultorios externos. El acceso del paciente al IAF ocurre por ahí, eso impacta directamente en las prácticas ambulatorias: Imágenes, Medicina Nuclear, Laboratorio, Hospital de día, como así también en Cirugías (40% con internación). En Guardia, la caída de la actividad es cercana al 50%, con impacto en internación (15% de las atenciones)”.

“También se han incorporado modalidades de atención a distancia con resultados muy satisfactorios como las teleconsultas. Estamos preparados para recibir a los pacientes y juntos seguir tratando su enfermedad, hay enfermedades que no pueden esperar”, cierra el comunicado.

.

También te puede interesar...