El caso Eriksen y la importancia de las maniobras RCP


La noticia sobre el jugador de fútbol danés Christian Eriksen, que se desplomó el sábado mientras su selección enfrentaba a Finlandia en la Eurocopa, recorrió el mundo y deja de manifiesto la importancia de las maniobras RCP aplicadas en tiempo y forma. Un conocimiento sencillo que puede salvar una vida.

Por Dr. Daniel Cassola

A los 41 minutos del primer tiempo del partido entre Dinamarca y Finlandia por la primera ronda de la Eurocopa el futbolista danés Christian Eriksen se desplomó sin haber sufrido ningún golpe ni contacto con un rival. El estadio, que contaba con asistencia de público, enmudeció. Tres personas fueron fundamentales para que el joven de29 años salvara la vida.

El primero que llegó a él fue el capitán del equipo Simon Kjaer que apartó a sus compañeros y puso a Eriksen en la posición correcta para que la lengua no le impida la respiración hasta que llegaran los médicos, que corrieron hasta el lugar, que justo era en uno de los puntos de la cancha más alejados del banco de suplentes. Cuando los médicos llegaron comenzaron con las maniobras RCP. “Se había ido y le hicimos un masaje cardíaco para reanimarlo”, reveló uno de los profesionales luego del episodio.

Eriksen actualmente permanece internado y está siendo sometido a distintos estudios para determinar la causa de su desmayo, que es aún desconocida. “De momento no tenemos explicación. Es una de las razones por las que sigue hospitalizado”, comentó el médico del seleccionado danés. Eriksen salvó su vida porque los médicos aplicaron las maniobras RCP a tiempo. Se trata de un conocimiento vital para todos, ya que cualquiera puede sufrir un evento de este tipo, y lo más probable es que no haya un médico entrenado cerca.

Por eso resulta imprescindible la toma de conciencia y el conocimiento por parte de la comunidad de sobre la importancia de saber realizar maniobras de reanimación cardio pulmonar (RCP). En Argentina antes de la pandemia se producían alrededor de 40 mil muertes súbitas por año, la mayoría de las cuales (alrededor del 70 por ciento) ocurren fuera de los centros de salud. Son cuadros que se pueden dar en cualquier lado, público o privado. Puede ser en un club, en la calle, en el trabajo o incluso en la casa.

Se califica de muerte súbita al deceso inesperado por causa natural, que no ha sido originado ni traumática ni violentamente. Además es probable que no se hayan manifestado síntomas, o que estos hayan aparecido durante un período muy breve con antelación al episodio. Es común que ocurra en personas que no han sido ni diagnosticadas ni tratadas por enfermedades cardíacas. También hay que destacar que la muerte súbita puede darse a cualquier edad y no siempre en relación con la realización de deporte o actividad física.

Dentro de estos cuadros, nueve de cada diez se produce a raíz de un ataque cardíaco, y a su vez la mayoría de los eventos cardíacos de debe a la fibrilación ventricular, una arritmia grave que impide que el corazón bombee sangre. En estos casos la muerte es cuestión de minutos, salvo que se pueda restablecer el funcionamiento cardíaco. La manera de hacerlo es mediante la aplicación de maniobras de RCP y luego mediante un choque eléctrico provocado por un desfibrilador.

Las maniobras básicas para seguir en estos casos se pueden resumir en cinco puntos:

1- Llame al 107 o al servicio de emergencias que corresponda. Pida un desfibrilador.

2- Abra la vía aérea.

3- Verifique la respiración.

4- Si la víctima no respira, administre dos respiraciones.

5- Administre ciclos de 30 compresiones en el corazón y 2 respiraciones hasta que llegue la ayuda médica o la víctima se recupere.

Con este conocimiento básico cualquier persona puede salvar una vida. Los cursos de RCP que dan distintas organizaciones no toman más que un puñado de horas. Manejar este conocimiento puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, tal como lo prueba el caso de Eriksen.

.

También te puede interesar...