La actividad física es una necesidad del cuerpo como dormir o comer

8e3a9d62a8a7d2644a54276acb26c993

Las maratones son un fenómeno en aumento pero no cualquiera puede participar.

Por Dr. Daniel Cassola

Hoy se celebra el Día de la Actividad Física en lo que es una excelente oportunidad para recordarle a todo el mundo la importancia de, al menos unas horas por semana, ponernos en movimiento. Está comprobado que la actividad física conlleva beneficios que repercuten integralmente en la salud de un individuo, tanto en lo físico como en lo mental y emocional.

Además, la falta de actividad o sedentarismo, está vinculado como factor a las principales enfermedades de estos tiempos como son la diabetes y las cardiovasculares, entre otras. No es la única causa, claro está, pero siempre el ejercicio aparece en todas las listas de medidas de prevención contra muchísimas enfermedades.

Aunque las estadísticas marcan que aún hay amplios sectores de la población que no realizan ninguna actividad física con periodicidad, se está viendo un reverdecer de algunas prácticas, fundamentalmente de correr y andar en bicicleta. En Buenos Aires, por ejemplo, hay cada vez más maratones masivas de las que participan miles de individuos.

Ahora bien, no cualquiera puede, de un día para otro, largarse a correr una maratón. Según explica Javier Villa, especialista en psicología del deporte y miembro de la Asociación de Psicólogos del Deporte Argentina (APDA), “la participación deportiva a cierto nivel genera lesiones que atentan contra la salud y no cualquier persona está apta para realizar cualquier deporte”.

Lo ideal es consultar con un profesional que pueda orientarnos respecto de qué actividad es la más adecuada para nosotros en función de la edad, la historia deportiva, las destrezas físicas, la historia de lesiones, y el tiempo que disponemos. Sobre todo si queremos comenzar luego de un prolongado lapso de sedentarismo. De esta manera vamos a poder realizar un ejercicio adecuado y evitar el muy común abandono.

“Las personas participamos en deportes principalmente por placer, para competir, para estar en forma, y por la necesidad de pertenecer a un grupo. Cuando elegimos una actividad que no es acorde con nuestra capacidad física y nuestras destrezas; cuando esa actividad demanda más tiempo del que le podemos dedicar; cuando no tenemos bien en claro a dónde queremos llegar es cuando aparecen los problemas de adhesión al entrenamiento físico y abandonamos aquello que con tanto entusiasmo habíamos iniciado”, sintetiza Villa.

La actividad física no solo nos proporciona una serie de beneficios a nuestra salud sino que constituye una necesidad de nuestro cuerpo, como comer o dormir. Es importante, de todas maneras, saber qué podemos hacer y qué no, para que algo que debe ser positivo no se transforme en negativo.

.

También te puede interesar...