La demora en la carga de datos y las más de 3500 muertes que se sumaron en la provincia

Los trámites burocráticos para informar las muertes es una más de las tareas que pesan sobre los profesionales de la salud en la pandemia. Al corregir el desfasaje de golpe, la provincia sumó un número que asusta. La misma situación podría darse en el resto del país.

Por Dr. Daniel Cassola

El viernes a última hora el gobierno de la provincia de Buenos Aires informó que por un desfasaje en la carga de datos se sumaban de golpe 3523 fallecidos por coronavirus al conteo total. La explicación, o al menos su versión sencilla, es que los médicos que deben informar de los fallecimientos, tanto en el sistema público como en el privado, a veces tardan en completar los papeles por lo cual se produce un atraso. Cuando la pandemia dio el salto en Argentina y los infectados se empezaron a contar por cientos de miles el problema se agudizó.

Rápidamente brotaron las críticas que se pueden sintetizar en la declaración del ex secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, que manifestó que luego de siete meses de iniciada la pandemia lo sucedido es “inadmisible”. En cambio, las autoridades sanitarias de la provincia presentaron a la información como un avance en el sistema de carga de datos. El jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco, afirmó que se trata de “un problema mundial que la provincia logró solucionar”, a la vez que sostuvo que Buenos Aires es el único distrito del país que, ahora, está informando la totalidad de los fallecimientos.

Lejos de las chicanas políticas, el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, del signo político opuesto al del gobierno bonaerense, afirmó que “lo que han encontrado es una magnitud en la demora mayor al promedio y han buscado una metodología para ver dónde está esa demora”, quien luego agregó que fue “una tarea de muy buena calidad y muy bien hecha”. Lo que deja entrever la declaración del funcionario es que el problema se extiende a todo el país, lo que cambia es el volumen. Con un promedio que ahora bajó a 5500 casos por día, la provincia de Buenos Aires es el distrito con más cantidad de enfermos y muertos. O sea, ninguna otra jurisdicción va a tener miles de casos si informar, pero sí es probable que haya una deficiencia proporcional al número de infectados y muertos que hay en cada distrito. Simplemente, el problema en la provincia de Buenos Aires es mayor.

Lo que hizo la provincia de Buenos Aires para mejorar el sistema de carga de datos es incorporar otros programas al SISA, el Sistema de Información Sanitaria integrada de Argentina. Los combinó con el Sistema de Gestión de Camas (SIGEC) y la digitalización de los certificados de defunción. Todos los efectores de la salud suben datos a esos sistemas, tanto los hospitales públicos, como las clínicas privadas y los consultorios. Cuando se produce un fallecimiento los médicos están obligados a informarlo en estos sistemas en un lapso de doce horas. Según sostuvo el infectólogo y asesor presidencial Pedro Cahn “eso es muy difícil de cumplir” porque los médicos le tienen que sumar “la tarea administrativa a la sobrecarga que ya tienen por lo asistencial”.

Como cierre vale citar una vez más al ministro Quirós, que sostuvo que “esta pandemia tiene una magnitud que sobrepasa la capacidad de todos”.

.

También te puede interesar...