La pandemia provocó que se adelante la resistencia antimicrobiana

Se da por el uso indiscriminado de antibióticos, que así pierden efectividad. No se deberían vender sin una prescripción médica. Otro tema que preocupa a los infectólogos es el descenso en la cobertura del calendario de vacunación que no está relacionado con el coronavirus, lo cual es un fenómeno mundial.

Por Dr. Daniel Cassola

La resistencia a los antibióticos se produce cuando bacterias, virus, hongos y parásitos cambian con el tiempo y ya no responden a los fármacos, lo que hace que las infecciones comunes sean más difíciles de tratar, aumentando el riesgo de propagación de enfermedades graves. Estos organismos mutan, evolucionan y sobreviven aquellos que no son afectados por los medicamentos. Es así como, por ejemplo, la neumonía podría volverse en el futuro una enfermedad sin tratamiento.

Reunidos en el congreso anual de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), que combina actividades presenciales con otras virtuales, los especialistas tomaron la resistencia a los antibióticos como uno de los temas centrales. “La RAM, resistencia antimicrobiana, es hoy el eje conductor de parte del Congreso porque es uno de los grandes problemas que estamos teniendo”, aseguró Analía Mykietiuk, médica infectóloga y secretaria de la comisión directiva de SADI.

Por su parte, la presidenta del Comité Científico, Wanda Cornistein, explicó que en el 2020 hubo una “duplicación del número de infecciones asociadas al cuidado de la salud”, según datos del Instituto Nacional de Epidemiología. Asimismo, precisó que “estas infecciones, asociadas al cuidado de la salud, son las que se relacionan mayoritariamente con la multirresistencia. Dentro de los hospitales hubo un incremento importante de las drogas que se usaban, por ejemplo para la neumonía”.

Sobre este punto, indicó que en base a investigaciones del Instituto Malbrán, “hoy sabemos que en el 2020 se adelantó diez años la resistencia antimicrobiana que esperábamos” y señaló que se observó una “prevalencia de enterobacterias que serían como los bichos malos que nos afectan, organismos de prioridad para la Organización Mundial de la Salud y que en nuestro país están en todas las unidades de cuidados intensivos“.

Otro de los temas que preocupa hoy por hoy a los infectólogos es el descenso en la cobertura del calendario de vacunación, lo que el especialista Ricardo Teijeiro caracterizó como “un problema mundial, no exclusivo de nuestro país”. “En Argentina, en promedio, tenemos en este momento un descenso del 75 por ciento en la cobertura y en algunas vacunas más, que son las que salen del primer año de vida”, detalló Teijeiro, y apuntó que “el calendario de vacunación durante el primer año de vida se respeta más porque tiene más control, ahora cuando van a los refuerzos las caídas son muy importantes, sobre todo en adolescentes”.

Para graficar la gravedad de este descenso, el médico explicó que para controlar una enfermedad como el sarampión se necesita una cobertura que pase el 90 por ciento y advirtió que “en este momento hay un brote de sarampión en Brasil y ahora empieza a bajar”. Entre las causas de la caída de la cobertura, los especialistas indicaron que es “multifactorial”, aunque la pandemia incrementó las dificultades para acceder a los vacunatorios.

“Es momento de aprovechar que la vacuna contra el coronavirus fue aceptada para los mayores de tres años y ahora ya no hay ningún inconveniente para aplicar en el mismo momento todas las vacunas. Ya no hay que esperar catorce días entre una vacuna y otra”, agregó Teijeiro. El médico también consideró que la cobertura del calendario de vacunación “ya venía en descenso antes de la pandemia”. Por último, indicó que los “adultos están subvacunados” y “hay que recordar la importancia de continuar con el proceso de vacunación a lo largo de la vida”.

.

También te puede interesar...