Lemus, el médico que le salvó la vida a Macri

 

Por Dr. Daniel Cassola

Ya la mayoría del gabinete fue confirmado por quien será jefe del mismo, Marcos Peña. Resta saber quién será el ministro de Trabajo. Tampoco están confirmados quienes asumirán en algunos puestos claves como la Anses, el PAMI o la agencia de inteligencia.

Para el área de salud, el presidente electo eligió a Jorge Lemus, un hombre de su plena confianza. Lemus se recibió de médico en la UBA y realizó toda la carrera en el Hospital Fernández. Por concurso y con el transcurrir del tiempo fue ascendiendo en la estructura hasta que llegó al puesto de director en el año 2006.

Paralelamente desarrolló su carrera como sanitarista en el Estado. Ingresó al ministerio de Salud de la nación en 1989, cuando comenzaba la primera presidencia de Menem. Allí ocupó distintos cargos de tercera línea hasta 1998. En el curriculum que figura en su propio sitio web destaca como un logro haber participado, en aquellos años, de la reestructuración de la atención primaria de la salud y de la creación del programa de hospitales de autogestión.

Entre 1998 y 2002 trabajó como director de programas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial.

Retornó a la función pública en 2007, cuando Macri lo convocó para ser ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, cargo que ocupó hasta 2012. En este período fue cuando su figura cobró cierta notoriedad pública.

Al frente de la cartera sanitaria porteña tuvo que enfrentar distintas polémicas. El juez Roberto Gallardo le embargó el sueldo de funcionario público por no garantizar la atención sanitaria en villas y barrios de emergencia.

También justificó un recorte en el presupuesto del Hospital Garrahan al plantear que allí “la mayoría de los que se atienden no son porteños”. El debate sobre quién debe financiar la atención continúa hoy en día, aunque ahora todas las jurisdicciones que sostienen al Garrahan quedaron bajo control político del PRO.

El último conflicto que enfrentó fue al firmar una resolución para garantizar la atención de los abortos no punibles en los hospitales porteños. La ordenanza le valió la crítica del entonces cardenal Jorge Bergoglio y de la Asociación de Médicos Municipales.

Cuando se despidió de su cargo, luego de cuatro años y nueve meses, Lemus recibió elogios de Macri. El futuro presidente entonces dijo: “Lemus cumplió una tarea enorme que abrió grandes autopistas para que pudiéramos avanzar con reformas centrales como la regionalización y una mayor complementación en la gestión del sistema de salud”.

Al margen de su tarea como funcionario, Macri lo recuerda porque como él mismo dice, fue quien le salvó la vida. En el año 2010, en uno de los festejos por su casamiento con Juliana Awada, Macri personificó a Freddy Mercury arriba de un escenario. Para ello se puso un bigote de plástico.

Al cantar ingirió involuntariamente el bigote, se sofocó, cayó al suelo y comenzó a no poder respirar. Lemus, invitado al festejo, lo auxilió. Lo obligó a tragar miga de pan y con esto provocó que Macri tragara también el plástico. De esta manera logró volver a respirar.

Luego de 2012, Lemus continuó trabajando como asesor de salud en la ciudad y como coordinador de los grupos sanitarios de la Fundación Pensar. A partir del diez de diciembre tendrá la responsabilidad de velar por la salud de todos los argentinos.

.

También te puede interesar...