Los humedales pueden ser la clave contra las inundaciones

590

Sergio Bergman, secretario de Medio Ambiente, María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri y Nicolás Ducoté, intendente de Pilar.

Por Dr. Daniel Cassola

En los últimos años nuestro país, en diferentes regiones, ha sufrido inundaciones con efectos devastadores. Quizás la peor haya sido la que se produjo en 2013 en La Plata y sus alrededores, con un saldo de al menos 89 muertos. Desde fines del año pasado la zona afectada es El Litoral, donde aún continúan los operativos sanitarios y de asistencia para los afectados.

Por ello cobra relevancia el anuncio realizado por el presidente Mauricio Macri en el día de hoy, sobre el impulso que se le pretende dar a la ley de protección de humedales. En un acto realizado en la Reserva Natural Municipal de Pilar, Macri comentó que el objetivo de la ley será “proteger y regular el cuidado de los humedales” y criticó “la desidia de años de gobiernos anteriores que no se ocuparon del medio ambiente”.

Según la Fundación Vida Silvestre, los humedales ocupan alrededor del 20 por ciento del territorio nacional y brindan múltiples “servicios ambientales” como la absorción y almacenamiento de agua, la regulación de los caudales en épocas de crecidas y la fijación de dióxido de carbono. También proveen a las distintas comunidades de recursos naturales para desarrollar actividades productivas como la agricultura, la pesca, la forestación y el turismo.

Justamente la falta de regulación ha puesto en peligro a los humedales, ya que al no contar con protección alguna son degradados por la conversión de tierras para uso agrícola y ganadero, el desarrollo inmobiliario y la contaminación del agua, entre otros factores.

Algunos de los humedales más importantes del país están comprendidos en el Delta del Paraná, la Península Valdés en Chubut y la Reserva Ecológica de la Ciudad de Buenos Aires.

La protección de los humedales, de concretarse, significaría un avance tanto en las políticas de medio ambiente como en las medidas para prevenir inundaciones. El año pasado, por ejemplo, ante los reiterados episodios la Legislatura bonaerense aprobó un proyecto que endeuda a la provincia por 4500 millones de pesos para efectuar obras en la cuenca del Río Luján.

Si se hubiera evitado el descontrol en los proyectos inmobiliarios que afectaron las zonas de humedales las medidas cortoplacistas se podrían haber evitado. No solo se gastaría menos dinero sino que también se podrían prevenir, en parte, las inundaciones. La protección de los humedales no es una solución mágica pero sí un buen comienzo.

.

También te puede interesar...