Recomiendan un nuevo método para combatir la obesidad infantil

El sobrepeso infantil es uno de los factores que más preocupan tanto a los propios jóvenes como a sus padres. Su padecimiento provoca conflictos en el seno social, ya sea en el colegio o en cualquier reunión de amigos, y dispara alarmas sobre la salud a largo plazo.

En Estados Unidos, país donde la obesidad afecta a dos de cada diez de sus habitantes, el problema con los niños fue tratado en diversos estudios y se emplearon ya numerosas políticas para erradicarlo.

Sin embargo, después de numerosas investigaciones, la Universidad de Nueva York detectó que una ayuda muy útil para combatir a la obesidad infantil y adolescente es el producto más simple jamás imaginado: el agua.

Los especialistas, comandados por Brian Elbel, detectaron que en aquellos colegios en los que estaban instalados una importante cantidad de dispensers de agua, los alumnos obesos experimentaron una caída del índice de masa corporal e incluso de peso, debido a la ingesta exclusiva de agua durante su curso lectivo.

“El efecto fue pequeño, pero hubo un efecto al fin. Con la obesidad infantil, estamos buscando cualquier signo de avance. Por más minúsculo que sea, será algo valioso”, explicó Elbel.

Según el estudio, los varones se vieron más beneficiados que las mujeres respecto a la pérdida de peso y la clave de la investigación recayó en la necesidad de las autoridades de salud del país por frenar la terrible ingesta de bebidas azucaradas y las tratadas artificialmente por parte de los más jóvenes.

Según los investigadores, el plan funciona siempre y cuando las máquinas estén instaladas en los salones de comida. Para los especialistas, es imprescindible que los alumnos vean las opciones más saludables respecto a su almuerzo en el mismo lugar donde comen.

La investigación de Elbel y su equipo también estuvo basada en informes previos que revelaron que la presencia de estas máquinas en los comedores escolares llegó hasta a “triplicar” el consumo de agua por parte de los estudiantes.

La aplicación de esos dispensers de agua aparece en escena tras la última medida del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York, que removió todas las bebidas azucaradas de las máquinas expendedoras de las instalaciones.

EN LAS ESCUELAS PÚBLICAS DE NUEVA YORK QUITARON LAS BEBIDAS CON AZÚCAR DE LAS MÁQUINAS EXPENDEDORAS

El estudio también registró que la presencia de máquinas de agua condujo a una disminución en el consumo de otras opciones de bebida, como la leche chocolatada. Ese cambio fue valorado como otro de los avances en el proceso de quitar el azúcar de las dietas cotidianas de los estudiantes norteamericanos.

De cara al futuro, el objetivo de las autoridades de la ciudad es que todas las escuelas públicas de Nueva York puedan ofrecer máquinas de agua natural en sus comedores a los alumnos. “Esto va a ser más importante en estados donde incluso todavía están más retrasado respecto a la prohibición de bebidas azucaradas. Es una lucha que recién empieza”, afirmó Elbel.

Fuente: Infobae

.

También te puede interesar...