Día de la Sanidad: ya son más de 34.000 trabajadores de la salud contagiados y 140 fallecidos durante la pandemia


En su día los trabajadores del sistema sanitario, en vez de los tradicionales festejos, organizaron una serie de actividades para reclamar y recordar. Hay jornadas de lucha, reclamos salariales y aplausos solidarios.

Por Dr. Daniel Cassola

Los que ponen el pecho y el cuerpo entero en la pandemia son aquellos que trabajan en hospitales, clínicas, centros de salud y salitas de atención. Hoy en día hay un sinnúmero de estadísticas que se informan a diario. Contagios, muertos, porcentaje de ocupación de camas en terapia intensiva, y mucho más. Pero el agotamiento, el cansancio y el esfuerzo no se pueden cuantificar con números para quienes enfrentan al coronavirus desde el primer día.

En un día atípico en un año todavía más extraño y difícil, los trabajadores organizaron para hoy una serie de actividades para poner en alto sus reclamos y demandas. La Fesprosa, federación gremial de trabajadores de los hospitales públicos de todo el país, encabeza una jornada nacional de lucha. “Debe convocarse a una paritaria nacional de salud que fije un piso de derechos y establezca un plan nacional de desprecarización laboral, terminar con el trabajo en negro y el pluriempleo es una prioridad laboral y sanitaria. Además, exigimos la duplicación del monto del bono estímulo que se extendió por 90 días más”, expresó la presidente de la Fesprosa, María Fernanda Boriotti. Por su parte, la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA), que tiene a su principal referente en Héctor Daer organizó para las 20 horas de hoy un aplauso solidario para homenajear a quienes trabajan o trabajaron en el sistema de salud.

Quienes también se movilizan hoy son los familiares de aquellos trabajadores de la salud que perdieron la vida durante la pandemia. Nerina Amarilla, hija de Carlos Amarilla, que durante 25 años trabajó en la guardia del Hospital Meléndez de Adrogué y es una de las víctimas del coronavirus, contó: “Mi viejo no pudo hacer cuarentena, fue a trabajar todos los días hasta que se enfermó. Lo hacía orgulloso y contento”. A su vez, Julieta Gutiérrez perdió a su padre, Julio, enfermero de pediatría del hospital Carlos Durand, del barrio porteño de Caballito, quien murió el pasado 14 de junio, y comentó: “Me da bronca ver tanta gente en las plazas o sentados en la esquina, tenemos que ser solidarios para tratar de poner cada uno nuestro granito de arena, para que nadie tenga que pasar por una terapia intensiva o perder un familiar”.

Claro que la pandemia no es solo un problema local o nacional. La Organización Mundial de la Salud informó que el 14 por ciento de los infectados en todo el planeta pertenece al sistema sanitario. Aquí en Argentina, durante este tiempo se dispusieron una serie de medidas extraordinarias. Se creó un ‘Registro Único de Personal de Salud contagiado por COVID-19’ y el gobierno extendió hasta noviembre beneficios fiscales para empresas de salud privadas. En Mendoza, a su vez, ante la falta de profesionales, se aceleró el reconocimiento del título para médicos venezolanos.

Es un 21 de septiembre especial para los trabajadores de la sanidad, los estudiantes, para todos los argentinos en general. No es momento de festejar sino de continuar con el esfuerzo para que podamos atravesar este gigantesco problema que significa la pandemia. Ya vendrán tiempos mejores.

.

También te puede interesar...