Duras acusaciones contra Daer por parte de farmacéuticos y bioquímicos

FUENTE: Prensa SAFYB

Uno de los tres secretarios generales de CGT es cuestionado por sus pares por prácticas antisindicales mafiosas: “les roba afiliados a sindicatos chicos, acuerda salarios a la baja con la patronal, paga a jueces para conseguir sentencias a su medida, y amenaza de muerte a compañeros que lo contradicen”, sostiene un comunicado de un grupo de gremios confederados.

Típico representante de los “gordos”, Héctor Daer dirige hace 18 años el gremio de Sanidad de Capital Federal y es la cara visible de “Carlin” West Ocampo, que hace 31 años conduce la Federación de Trabajadores de Sanidad.

Los sindicatos de kinesiólogos, farmacéuticos, bioquímicos, veterinarios, abogados y médicos acusan a Daer de no respetar el modelo sindical argentino y de firmar salarios a la baja, impidiendo que sindicatos jóvenes, cumplan su actividad gremial diferenciada.

El caso de la industria farmacéutica es claro ejemplo: Daer mira para otro lado frente al aumento indiscriminado de precios de medicamentos y, a cambio, las cámaras empresarias les pasan todos los trabajadores a su gremio, en lugar de hacerlo a quien corresponde, como establece la ley 23551, según el oficio o profesión de cada trabajador.

Daer tiene una banca de diputado por el Frente Renovador, pero no logró aprobar ninguna ley que beneficie a los trabajadores; por el contrario, hace el doble juego: critica al gobierno por los medios, y negocia “por abajo” con el ministro o se saca foto con el presidente. Abusa de la chapa de CGT para perjudicar a sindicatos que quieren un nuevo gremialismo, y juega a la política convocando a un paro que no traerá mejoras laborales.

El abuso de la condición dominanate de Daer se extiende incluso hasta el poder judicial, pagando sentencias contrarias a la jurisprudencia argentina, que le impiden actuar a los sindicatos de oficio reconocidos por ley.

Son tan evidentes las prácticas mafiosas que el jueves 11 de agosto 2016 a las 16 horas, en la planta baja del Ministerio de Trabajo de Alem 650, ante la mirada azorada de una veintena de empleados públicos, Daer increpó a Marcelo Peretta, del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, y sin mediar discusión, le gritó “CALLATE LA BOCA O VAS A DESAPARECER” sic, y se avalanzó con intención de agredirlo. Todo  terminó en denuncia penal por amenazas en la Seccional Primera de la Policía Federal, Fiscalía 37, que instruyó el sumario N° 2256.

Las prácticas mafiosas son la razón de la mala imágen del sindicalismo. La gente desconfía de los sindicalistas por lo que ven en Daer y otros respresentantes de la burocracia sindical que impiden la existencia de sindicatos jóvenes, que quieren recuperar el modelo sindical argentino: pacífico, democrático y solidario.

En vista del fracaso del triunvirato, resulta necesario llamar rápidamente a elecciones en CGT para cumplir lo que manda el Estatuto y elegir un (1) Secretario General y un (1) Consejo Directivo.

.

También te puede interesar...