La amplia mayoría de los hospitales bonaerenses está en crisis

hospital-melendez-700x424

Por Dr. Daniel Cassola

El cuarenta por ciento de los bonaerenses acude al sistema público de salud. A nivel provincial el mismo cuenta con 80 hospitales y otros tantos centros de salud. De esa estructura, gran parte presenta un estado crítico.

Según información oficial del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, 53 de los 80 hospitales necesitan refacciones con urgencia y al menos dos no pueden ser recuperados, por lo que deberían ser demolidos y construidos nuevamente.

La provincia considera que los hospitales en peor estado son el Meléndez de Adrogué y el Vicente López y Planes de General Rodríguez. Para la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud, (CICOP), esta lista es más amplia ya que comprende al Colonia Cabred de Open Door, el Alejandro Korn de Melchor Romero y el Regional Allende de Mar del Plata.

La crisis se manifiesta de manera infraestructural de dos maneras. En primer lugar está lo que comentamos sobre las condiciones edilicias. Pero también hay una crisis en cuanto a los recursos humanos. Oficialmente se estima que se necesitan alrededor de 2 mil efectivos más en los hospitales, a saber 500 médicos y 1500 enfermeros. Por otra parte, el sistema perdió en los últimos tiempos unas 636 camas por falta de inversión.

Según expresó Fernando Corsiglia, titular de la CICOP, una de las causas de la falta de personal son los bajos salarios (bastante menores que en la Ciudad de Buenos Aires), y  otra los casos de violencia que sufren los trabajadores, un problema que se ha amplificado en los últimos tiempos. Por ello es difícil cubrir los cargos vacantes.

Otros problemas que encontró la nueva administración del Ministerio de Salud provincial están comprendidos por una deuda de 2600 millones de pesos con más de 600 proveedores, más de 1500 tratamientos de drogas que no estaban llegando a los pacientes y miles de recursos de amparo en la Justicia. Los medicamentos oncológicos tardaban unos 120 días en llegar a quienes lo necesitaban.

La administración actual del Ministerio, a cargo de Zulma Ortiz, además de presentar este preocupante cuadro de situación, sostiene que algunos aspectos se han mejorado, como por ejemplo los recursos de amparo que antes se contaban por miles hoy solo son algunas decenas. Las demoras de 120 días en los oncológicos se redujeron a 60. “Necesitamos un años más para solucionar estos problemas”, se ataja la ministra.

Los trabajadores son más escépticos. Según expresó Corsiglia: “Los gobiernos anteriores o incluso el actual parecen entender a la salud pública como algo que les pasa a los demás en peor situación. Es verdad que la inmensa mayoría de los que acuden a los hospitales y servicios de salud públicos lo son. Pero en una época no fue así. Y, además, si alguien tiene un accidente en la calle o se descompone terminará sí o sí en la sala de emergencia de un hospital público provincial o municipal y ahí es donde le salvarán la vida”.

.

También te puede interesar...