Los fumadores aumentan su consumo y corren más riesgos durante la pandemia


En el marco del Día Mundial sin Tabaco, que se conmemora hoy 31 de mayo, los expertos advierten que por la pandemia aumentó el consumo de tabaco entre los fumadores. Por otra parte se cree que quienes consumen tabaco con asiduidad tienen mayores posibilidades de sufrir un cuadro grave de Covid-19.

Por Dr. Daniel Cassola

La pandemia alteró todos los aspectos de la vida social y cotidiana, en la inmensa mayoría de los casos con un efecto negativo. Hoy 31 de mayo es el Día Mundial sin Tabaco, fecha que resalta la Organización Mundial de la Salud para difundir información contra esta práctica que deteriora la salud de la población. Según información difundida por especialistas en medicina respiratoria al haber mayor estrés, angustia y miedo (por la situación de la pandemia) los fumadores aumentaron su consumo y, peor aún, hay muchos que habían dejado y ahora recayeron en el hábito de fumar.

Según informó la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) se estima que el 40 por ciento de los fumadores aumentó la cantidad de consumo de tabaco durante la pandemia. El dato está incluido en la investigación titulada “Estudio de Opinión sobre hábitos y tabaquismo en tiempos de cuarentena”. “Sabemos que la situación de incertidumbre y de estrés llevaron a muchos a fumar más que de costumbre y por eso es importante remarcar el vínculo entre el tabaco y el Covid-19”, sostuvo Daniel Buljubasich, neumonólogo y expresidente de la AAMR.

Para los neumonólogos existe la sospecha de que los fumadores tienen mayores probabilidades de contraer coronavirus, primero  porque el cigarrillo es un factor de riesgo para las infecciones virales y bacterianas que afectan el sistema respiratorio. Si se consideran otras enfermedades respiratorias los fumadores tienen cinco veces más probabilidades de desarrollar influenza y el doble de probabilidades de neumonía. En estos casos, y se cree que con el Covid-19 también, los fumadores tienen una peor evolución, o sea que es más probable que requieran de asistencia respiratoria y de una internación.

Esto es así porque está probado que la exposición al humo que se inhala al fumar reduce la inmunidad innata de la mucosa pulmonar, lo cual torna más viable la reproducción y replicación del virus. En un pulmón afectado por el cigarrillo el virus podría encontrar un mejor lugar para vivir y reproducirse. Otro dato relacionado al tabaquismo es que la exposición al humo reduce la respuesta al interferón. El interferón es una proteína que producen las células cuando son infectadas. Se podría decir que funciona como una alarma para el sistema inmune. Con el interferón las células de alguna manera comunican que allí hay un problema. Muy simplificadamente la progresión sería así: más humo, menos interferón, menos posibilidad de una respuesta inmune exitosa.

Teniendo en cuenta esta información es evidente que el tabaquismo puede ser considerado un factor para los casos más graves de coronavirus. Además ya hay estudios demográficos preliminares que muestran que los fumadores tienen un mayor riesgo de enfermedad y muerte. Son tiempos difíciles y de mucha carga emocional. De todas maneras quienes todavía fuman deberían hacer el esfuerzo de dejar. Hay quienes pudieron solo y quienes necesitaron algún tipo de terapia o tratamiento. Pero se puede, y se debe, dejar de fumar.

.

También te puede interesar...