¿Se debe despenalizar en Argentina?

Porro

Por Dr. Daniel Cassola

Como en tantas otras cuestiones del quehacer nacional la salud se encuentra relegada de la agenda y las prioridades de las autoridades más importantes del país. Por estos días crecen los rumores sobre la posibilidad de una ley que despenalice la tenencia para consumo de marihuana, pero casi no se habla de salud.

Al parecer la despenalización está planteada solo como un tema político. En primera instancia iba a ser planteado como un tema para que el Gobierno retome la agenda pública luego de algunos traspiés.

Pero luego de analizar encuestas de opinión, el tema fue enfriado, ya que la población no estaría de acuerdo. Dicho en otras palabras, según la información que maneja el gobierno la gente no quiere que se despenalice.

Se podría pensar que el consumo está despenalizado de hecho, porque todos vemos consumir en la vía pública. Sin embargo esto no es tan así. Según un informe de la Procuraduría Nacional de Narcocriminalidad (PROCUNAR), el 38 por ciento de las causas de drogas son por tenencia en cantidades que pueden ser entendidas como para consumo personal. Lo más preocupante es que solo en el 3 por ciento de los casos se profundiza la investigación para llegar al narcotraficante.

Este es un elemento más que nos revela la falta de consistencia de la política de drogas. Por un lado, según lo denuncian los diputados de la Comisión de Adicciones, la SEDRONAR continúa sin funcionar en plenitud. Ya apartada de su rol policial, se suponía que la secretaría se iba a orientar al tratamiento y recuperación de los adictos. Por ahora, esto no sucede.

En segundo lugar, como dijimos anteriormente, los esfuerzos policiales se desvanecen una vez que se atrapa a un ocasional consumidor, o a alguien sumamente menor en la cadena de comercialización del narcotráfico.

El de la droga es uno de los problemas más serios que atraviesan a nuestra sociedad. Particularmente afecta a los jóvenes, y puede marcar una diferencia insalvable para el resto de la vida de muchas personas.

El mismo efecto que tienen los estupefacientes en el cerebro de una persona, se pueden detectar en una sociedad en la que se consume cada vez más. La droga deteriora, tanto a los individuos como al conjunto de la sociedad. Favorece la violencia, los maltratos y, en última instancia, la delincuencia.

Por eso es que una vez más decimos es que el tema de la droga y de la despenalización o no de la tenencia, debe ser abordado desde un punto de vista sanitario.

.

También te puede interesar...