Un clima enrarecido en la gestión de la salud bonaerense

0010690163

Vidrios rotos en la puerta del ministerio.

Por Dr. Daniel Cassola

El desafío de mejorar el sistema sanitario de la provincia de Buenos Aires es una tarea titánica. Son años de abandono de una infraestructura que se ha ido deteriorando, en paralelo con el contexto social que afecta a los hospitales y que forma un cóctel de adicciones y violencia. En el medio ambiente resultante deben trabajar los profesionales y no profesionales de la salud.

La ministra de Salud de la provincia Zulma Ortiz, reconoció el panorama sombrío en que recibió, hace ya más de seis meses, el sistema sanitario. De los 78 hospitales provinciales, “53 tienen riesgo edilicio y cuatro deberían hacerse a nuevo”. “Hay uno, incluso, que tiene paredes electrificadas”, contó la funcionaria.

Ante este contexto, Ortiz refirió que su gestión está “intentando resolver cuestiones de más de 20 años de desidia y desinversión”. “Hemos visto pacientes entrando a los hospitales con un ventilador en la mano en verano y en invierno con una estufa porque no hay calefacción ni ventilación”, contó.

Además de los problemas estructurales, hay otros que se manifiestan en la provincia, que parecen de origen político. Otros funcionarios del gobierno bonaerense ya vivieron circunstancias extrañas, por decirlo de alguna manera. En mayo, oficiales de la policía fueron sorprendidos mientras revolvían el despacho de la gobernadora. El mes pasado, el ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai, denunció que entraron a su domicilio particular, también revolvieron todo pero no se llevaron nada.

Esta semana le tocó al Ministerio de Salud. En la madrugada de ayer la sede central del Ministerio, calle 51 entre 18 y 17 en La Plata, amaneció baleada. Adentro encontraron al menos 25 balines disparados, presuntamente, con armas de aire comprimido. El ataque produjo destrozos en la fachada y en los vidrios. Por la forma en que entraron sospechan que el tirador o los tiradores se apostaron en el edificio de en frente y dispararon de arriba hacia abajo.

No hay certezas sobre el origen, y al momento, los funcionarios no quisieron hacer especulaciones en público. ¿Quién está detrás de estos extraños atentados contra el gobierno bonaerense? ¿Se tratan de conflictos internos, con sindicatos por ejemplo, o hay algo más pesado detrás?

Hoy no tenemos respuestas para estas preguntas.

.

También te puede interesar...