En medio de los tironeos políticos se registró el récord de muertos en un día durante la pandemia


Fueron 537 los fallecimientos reportados ayer por el Ministerio de Salud de la Nación. Los contagios continúan en un nivel altísimo. No hay acuerdo entre la Ciudad y la Nación sobre la estrategia a seguir en el momento más crítico de la pandemia. En los últimos 14 días aumentaron un 63 por ciento los positivos y un 58 por ciento los casos fatales.

Por Dr. Daniel Cassola

Por cierto consenso al que se llegó por la experiencia en otros países, en los que ya se habla de tercera o cuarta ola, el pico de los fallecimientos llega entre 14 y 20 días después del pico de los contagios.  Aquí el día de mayor cantidad de casos positivos reportados fue por ahora el pasado viernes 16, con más de 29 mil. En otras palabras, todavía la peor parte de la segunda ola, que por otra parte no sabemos si alcanzó su pico o seguirá al alza, no se reflejó en el registro de fallecidos. Es esperable que haya otras jornadas con datos nefastos como la de ayer.

Cada tanto viene bien repasar el acumulado de la pandemia para tomar noción de la situación en la que nos encontramos. Con los más de 27 mil casos positivos de ayer se llegó a un total de 2.796.768 infectados. De ellos ya superaron la enfermedad 2.449.793 personas. En la actualidad son considerados casos activos 286.355 personas. Casi 300 mil personas con coronavirus al mismo tiempo. Vale aclarar que estos son los registros ‘en blanco’ de la pandemia. Es esperable que haya casos en los que el diagnóstico da un falso negativo, personas que a pesar de tener síntomas no concurran a realizarse el test, asintomáticos y una variedad de situaciones más.

En esta situación, de suma gravedad, no hay acuerdo político entre las dos fuerzas políticas que gobiernan en el AMBA, el epicentro de la pandemia en Argentina. Una parte de las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández están judicializadas y se incumplen parcialmente en la Ciudad de Buenos Aires. Por otra parte, cada día hay nuevas acusaciones y el fuego cruzado entre los gobiernos se reaviva. No hay ningún estudio realizado a la fecha que indique que el coronavirus distinga colores políticos para infectar, enfermar y eventualmente matar a una persona.

A la polémica por el cierre o no de las escuelas, que en la realidad permanecen abiertas en la Ciudad de Buenos Aires y con las puertas cerradas en el Conurbano, se agregaron ayer dos acusaciones más. Primero el ministra de Seguridad Sabina Frederic aseguró que en la Ciudad “no hay control” y que recibieron más de 500 denuncias de incumplimientos de los horarios de cierre de comercios, realización de fiestas clandestinas y lugares cerrados, como los gimnasios, que deberían cerrar y abren igual. Desde la Ciudad contestaron diciendo que los horarios se cumplen, y que desde marzo desbarataron más de diez fiestas clandestinas.

Ayer además se produjo una discusión entre las autoridades del PAMI, ya que su titular Luana Volnovich sostuvo que “falla la logística” de la Ciudad para vacunar a los afiliados de la obra social. A su vez, el jefe de Gabinete del gobierno porteño, Felipe Miguel, contestó: “En la Ciudad de Buenos Aires se recibieron 709 mil vacunas y ya aplicamos más de 660 mil, somos la jurisdicción que más rápido aplica. El único problema que hay es con el PAMI, con cuatro mil turnos que iban a aplicar ellos”.

En el medio de la pandemia la campaña política tomó el lugar central. Sin acuerdo y consenso para llevar adelante las medidas, es probable que el único beneficiado sea el coronavirus. Mientras tanto el sistema de salud se continúa tensionando. Se dispuso ya la suspensión de cirugías consideradas “no urgentes” y además se están llevando adelante operativos de emergencia para ubicar a pacientes que necesitan respiradores y atención de terapia intensiva. Una vez más, el coronavirus no entiende de política. Ante los errores de los que sí están en esas cuestiones va a avanzar sin ningún tipo de piedad.

.

También te puede interesar...