No baja la cantidad de femicidios con respecto a años anteriores

femicidio-1-1038x576

Por Dr. Daniel Cassola

No son muchas las comparaciones que se pueden hacer sobre los casos de femicidios ya que solo contamos con datos de dos años (2014 y 2015) pero si hay algo que se puede concluir es que el problema está lejos de resolverse. El último registro indica que en 2015 hubo 235 femicidios, diez más que en el año anterior.

Luego hay perfiles y características que se repiten en los casos, quizás formando un prototipo de femicidio y de femicida. Al 70 por ciento de las mujeres asesinadas las mató un allegado, o sea alguien con quien la mujer tenía o había tenido confianza. El 54 por ciento de las víctimas tenía entre 19 y 40 años, el 11 por ciento eran adolescentes, el 9 por ciento niñas y el 9 por ciento también adultas mayores.

Por los crímenes cometidos al menos 203 niños y adolescentes quedaron sin madre. Aquí vale aclarar que en muchos casos no se pudo determinar con claridad qué cantidad de hijos tenía la mujer (si es que tenía alguno). ¿En qué se debería trabajar de inmediato? Hay un 20 por ciento de los casos en los que la víctima ya había denunciado a su asesino por violencia de género.

Decíamos que los datos son todavía imperfectos. El registro está realizado por el Poder Judicial, más precisamente por su cabeza, la Corte Suprema. Lo que se hace es recibir los datos de los poderes judiciales provinciales y luego publicar los datos de manera articulada.

Pero hay algunas inconsistencias. Por ejemplo, en ciertas provincias (Catamarca, Chubut, Río Negro, San Juan) el número de femicidios informados es de cero. Hay información publicada en distintos medios de comunicación, y relevada por ONGs que cuestionan estos datos.

De todas maneras, si bien el informe no refleja por completo el tema de los femicidios, al menos sirve para tener una noción general, un piso de la situación. Un último dato que vale la pena comentar tiene que ver con el accionar de la Justicia.  Solo en 7 de los 235 casos se ha llegado a una condena. En un tres por ciento de los casos hubo sobreseimientos, mientras que la mayoría de los casos, el 51 por ciento, todavía está en etapa de investigación.

Pasando en limpio, lo que estos números nos dicen es que los femicidios están extendidos por todo el país y muchos de ellos hubieran sido fáciles de prevenir, por ejemplo cumpliendo con órdenes de restricción para quienes ya han sido denunciados por violencia. Además la respuesta de la Justicia se caracteriza por su lentitud. Todavía estamos muy lejos de cumplir con los reclamos que enarbolaron las multitudes que marcharon bajo la consigna “Ni una menos”.

.

También te puede interesar...